X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
http://es.rt.com/4hcs

¿Por quién doblan las campanas en Estados Unidos?

Publicado: 2 jun 2016 13:34 GMT | Última actualización: 3 jun 2016 09:10 GMT

En este episodio de Keiser Report, Max y Stacy discuten si 'el sistema' puede sobrevivir a los robots, que están dejando en la obsolescencia a los ciudadanos de raza blanca del centro de Estados Unidos, lo que se traduce en un incremento espectacular de la tasa de mortalidad. En la segunda mitad, Max continúa su entrevista con el profesor Robert McChesney, con el que conversa sobre su libro 'Prepárense: la lucha contra una economía sin trabajo y una democracia sin ciudadanos'.

Síguenos en Facebook

En este programa, Max Keiser y Stacy Herbert buscan una explicación al aumento de la tasa de mortalidad entre los estadounidenses de raza blanca que viven en el centro del país, un tema del que últimamente se habla mucho.

Para ello, los presentadores parten de una noticia publicada en el portal Zero Hedge que asegura que el sueño americano toca a su fin debido al auge de los robots, puesto que hay dos cosas que no pueden coexistir: "las nuevas tecnologías y un sistema orientado hacia la vieja tecnología", donde las nuevas máquinas y métodos de producción están "dejando obsoletos muchos puestos de trabajo y haciendo que no haya suficientes empleos para satisfacer a todo el mundo".

"Los robots están dejando en la obsolescencia a los ciudadanos de raza blanca del centro de Estados Unidos, lo que se traduce en un incremento espectacular de la tasa de mortalidad en esos estados", apunta Keiser. "Están teniendo una muerte precoz, siendo la primera vez que la tasa de mortalidad de los estadounidenses de raza blanca aumenta. La única ocasión en que sucedió algo parecido fue con la caída del comunismo y de la URSS, cuando las muertes se dispararon por el consumo de alcohol y drogas y por el incremento de los suicidios", añade Stacy.

Sin escasez no hay economía

Los presentadores destacan que el "sistema está diseñado para extraer riqueza de los trabajadores, del proceso de creación de valor". Con las máquinas, "ni siquiera se recaudan impuestos sobre las nóminas porque no hay puestos de trabajo que remunerar", señala Stacy. Mientras tanto, las normativas ponen más trabas a la gente a la hora de dar con una forma de ganarse la vida, como por ejemplo, permisos, certificaciones y formularios, haciendo que crezca la "clase superflua" entre la población.

"Como no hay escasez de bienes, esa gente, la clase superflua, ya no es necesaria. En los estados centrales de Estados Unidos todo el mundo está en situación de desempleo, y aun así hay una tremenda abundancia de bienes. Y si hay abundancia de bienes, ¿para qué vamos a querer trabajadores que fabriquen más?", plantea la presentadora. De esto también se nutren muchos medios de comunicación, que se burlan de aquellos que no están en sintonía con sus intereses económicos y políticos, que creen que el problema de la mortalidad en el centro de Estados Unidos no les puede llegar a afectar nunca.

Max Keiser se permite aclarar que en la industria tecnológica existe un curioso fenómeno: "Haya o no robots, hay una curva asintótica de multimillonarios que se aprovechan de que el costo de los medios de producción y la ingeniería digital se acerque cada vez más al cero para enriquecerse". "Durante un tiempo, pueden sentirse inmunes a lo que sucede en el resto de la economía, pero al final el sistema acabará por desmoronarse".

"No está bien festejar la 'muerte de la escasez' porque sin escasez no hay economía", concluye Keiser.

Un futuro laboral dominado por las máquinas y las tensiones políticas

Por su parte, el profesor especializado en historia y economía política de la comunicación Robert McChesney destaca que el sistema capitalista atraviesa un periodo de bajo crecimiento que provoca una escasa ocupación laboral y el aumento de la pobreza y las desigualdades.

"Las nuevas tecnologías van a acabar con decenas de millones de puestos de trabajo en los próximos 10 o 20 años sin que estos sean reemplazados por otros, lo cual ejercerá una mayor presión a la baja sobre los salarios, dado que habrá más trabajadores compitiendo por menos puestos. Eso significa más pobreza y más desigualdad y, lo que es más importante, más tensiones políticas".

Etiquetas:

Últimas noticias