X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
https://es.rt.com/5rea

Pollo clorado a cambio del 'Brexit': Cómo se cuecen los tratados de comercio

Publicado: 17 abr 2018 14:36 GMT

En este episodio de 'Keiser Report', Max y Stacy hablan sobre el intercambio de pollo clorado a cambio del 'Brexit' gracias al acuerdo de libre comercio entre el Reino Unido y EE.UU. También comentan el "empujón" que un vertido de petróleo supondría para la economía de una comunidad australiana. En la segunda mitad, Max continúa su entrevista a Craig Hemke, de TFMetalsReport.com, en la que hablan sobre la plata acumulada por JP Morgan y pronostican la evolución de los mercados.

Síguenos en Facebook

Los presentadores comentan sobre la situación con el 'Brexit' y la intención de Theresa May y Donald Trump de firmar un tratado de comercio bilateral entre el Reino Unido y EE.UU. Stacy apunta a que los estándares de seguridad en materia alimenticia de la Unión Europea protegían al Reino Unido "del pollo clorado" estadounidense.

Sin embargo, ahora, "con este Reino Unido global que llega a acuerdos directamente con los mandamases de Estados Unidos y de China, resulta que la nación británica no tiene demasiado poder respecto a la comida basura", sostiene.

Max y Stacy se refieren a una noticia de The Independent, según la cual los negociadores de EE.UU. en materia comercial exigirían al Reino Unido "la apertura de sus mercados a una serie de alimentos estadounidenses que actualmente, en virtud con la legislación de la UE, son ilegales".

Max señala que, con el 'Brexit', los británicos "se quedan sin protección y por tanto van a tener que comer ese pollo con cloro". Stacy, por su parte, hace notar que la mayoría de los británicos prefiere enterrar este tratado de comercio con EE.UU. antes de aceptar el pollo clorado.

Los presentadores hablan asimismo en este programa sobre el caso de la empresa petrolífera BP, antes llamada British Petroleum, con sede en Londres, causante de un derrame en el Golfo de México en 2010 que tuvo graves consecuencias ecológicas y económicas para la zona. Hace poco se conoció que la compañía quería hacerse con una concesión en Australia, afirmando en un informe que un vertido tóxico constituiría "un empujón bienvenido" para la economía local. Un portavoz de la empresa tuvo que dar explicaciones y afirmar que esta declaración "no refleja el punto de vista de BP".

"Si supiéramos cómo se cuecen estos tratados con las multinacionales y sus cruentos detalles, igual tampoco nos parecían tan bien. Fíjate en BP, que dice que ese no es su punto de vista, pero que al mismo tiempo considera que un vertido tóxico puede resultar estupendo para la economía local. Y del mismo modo, el tratado de comercio en el que están trabajando el Reino Unido y Estados Unidos obliga al primero a aceptar pollos clorados y carne de animales alimentados con heces", concluye Stacy.

Max agrega que eso es lo que conlleva el 'Brexit': "obliga a reexaminar todos los contratos, que quedan en saco roto, lo cual está sacando a la luz ante la opinión pública cómo se cuecen los tratados de comercio, el 'quid pro quo' que llevan aparejado y cómo se vende todo en un mismo paquete".

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies