Programas

"Vivimos en la época del 'Gran Hermano': el gran ojo que nos vigila a todas horas desde el cielo de los Estados totalitarios"

Publicado:
En este episodio de 'Keiser Report', Max y Stacy hablan del recurso de armas 'subletales' para controlar a los manifestantes de Hong Kong y Francia y subrayan la conexión entre las docenas de manifestantes que han perdido un ojo y el estado de vigilancia que trata de controlar lo que vemos y leemos. En la segunda parte Max entrevista al periodista independiente Paul Moreira sobre el movimiento de los chalecos amarillos, sus demandas económicas y políticas y la violencia que se les ha opuesto.

El tema principal de este episodio son los movimientos de protesta, que se hacen cada vez más intensos y enfrentan cada vez más violencia policial. Partiendo de un artículo de la revista GQ, en el que se afirma que los policías franceses deliberadamente usan las llamadas 'armas no letales' para herir a los 'chalecos amarillos', Max concluye que "hemos normalizado la idea de que los civiles sean el objetivo en una guerra".

"Vemos que se han militarizado las protestas del día a día, que se asume que el objetivo son los civiles y se carga contra ellos con armas de categoría militar", explica.

Hasta 24 personas han perdido un ojo durante esa ola de protestas en Francia, recuerda Stacy e indica que las armas policiales tienen miras láser. Ve aquí cierto simbolismo: "Ahora vivimos en la época del 'Gran Hermano' de Orwell: ese gran ojo que nos vigila a todas horas desde el cielo de los Estados totalitarios".

Evocando el pasado revolucionario de Francia, Max admite que el país está acercándose a "un punto en que la gente dejará de aguantar y será el momento de la retribución". Al mismo tiempo, considera que los problemas del país son provocados por causas estructurales.

"La economía de países como Francia, el Reino Unido y EE.UU. siempre se ha centrado en saquear países y territorios extranjeros. […] Claro, ahora que ya no hay nada más que saquear en el extranjero no les queda otro remedio que saquear los fondos de pensiones de la gente de su propio territorio. […] Y todo ello desemboca en una guerra de guerrillas. ¿Qué quiere decir esto? Que cualquier regla que se aplicase en un conflicto está completamente descartada y nos enfrentamos a un sálvese quien pueda", concluye.

En la segunda parte del episodio se entrevista al periodista independiente Paul Moreira, que ha cubierto casi todas las 43 semanas de manifestaciones de los 'chalecos amarillos'. Este explica a Max que el movimiento, que se inició como una rebelión contra una subida de los impuestos a la gasolina, de pronto se convirtió en "una serie de momentos de insurgencia de baja intensidad", dirigida contra la desigualdad.

Acepta la idea de Max de la naturaleza estructural de los 'chalecos amarillos' y asevera que justo con los 'Indignados' y 'Ocupa Wall Street' son un síntoma de la crisis económica global.

"Están conectados porque están surgiendo en un momento histórico, básicamente cuando el ciclo Thatcher-Reagan está alcanzando un punto crítico en el que se han creado sociedades superpolarizadas. […] Y ahora la gente está abriendo los ojos en todo el mundo", asegura.

RT