Programas

La política monetaria de los bancos centrales: "una bomba a la que le han quitado el seguro y le han activado el detonador"

Publicado:
En este episodio de 'Keiser Report' Max y Stacy señalan los parecidos entre la actual política monetaria y una misión suicida. También comentan el desplome de los fondos de inversión inmobiliarios en centros comerciales y cómo Trump externaliza el socialismo a Canadá para conseguir medicamentos baratos. En la segunda parte Max habla con la periodista financiera Daniela Cambone sobre el regreso de un mercado al alza del oro y cuál es el límite ahora que el metal alcanza máximos históricos.

Max Keiser y Stacy Herbert aseguran que el sistema financiero actual se asemeja a la tecnología nuclear sin sentido de décadas pasadas, en donde los bancos centrales de algunos países han desatado un "desastre nuclear monetario".

En opinión de Stacy, el Comité Federal de Mercado Abierto, el Banco Central Europeo y el Banco de Japón han llevado a cabo una misión kamikaze y han 'lanzado una bomba' llevando al límite la flexibilización cuantitativa, una herramienta para dotar de liquidez al sistema aumentando la cantidad de dinero en el mercado con la compra de bonos y activos.

"Estas entidades le han quitado el seguro a la bomba y han activado el detonador", asegura Max.

Esta "misión suicida", como denominan los presentadores a la actual política monetaria, ya ha provocado sus primeros estragos. Por un lado, el oro está alcanzando máximos históricos, y por otro, "la velocidad de circulación es nula". "Todo eso son signos de que estamos viviendo un invierno nuclear en los sistemas financiero y monetario", añade Stacy.

"El modelo de negocio estadounidense ha fallado"

Hablando de políticas monetarias, Max trae a colación el actual problema de los medicamentos en EE.UU., que planea importarlos desde Canadá porque las mismas farmacéuticas los ofrecen más baratos. Según Keiser, los altos precios en EE.UU. son resultado de que el Estado se rehúsa a "negociar" con esas empresas y adoptar la estrategia de países como Francia o Alemania para que las medicinas sean más asequibles.

"Es lo que llamamos 'monopsonio': el Estado es el comprador único. Les dicen a las farmacéuticas que tienen una clientela potencial de cien millones de personas, y que si quieren acceder a ese mercado deben cobrar diez dólares por medicamento en lugar de 550, como les hacen a los estadounidenses", detalla Stacy.

De acuerdo con Max, si también existiera "competencia y libre mercado" en el sector farmacéutico estadounidense, los precios serían más bajos. "Al no haber en EE.UU. capitalismo de libre mercado para el precio de los medicamentos, el oligopolio o monopolio se arraiga al sistema y los precios se disparan", agrega.

El presentador afirma que Trump decidió importar medicamentos más baratos de Canadá al darse cuenta de que "hay millones de personas que votarían" si los precios bajan. Aunque eso supone que los precios de las acciones de las farmacéuticas caigan en picado, el mandatario norteamericano seguiría obteniendo ingresos de la industria farmacéutica porque "no persigue realmente sus prácticas depredadoras", resalta Max.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!