Programas

EE.UU. lucha contra el dragón que ha alimentado

Publicado:
En este especial de soluciones veraniegas de 'Keiser Report', Max y Stacy hablan con Chris Fenton, autor de 'Feeding the Dragon', del enfrentamiento entre EE.UU. y China. Juntos analizan el papel de la élite estadounidense en el auge de China a costa de los trabajadores y cómo en su día Joe Biden se burló de quienes creían que el apoyo de la Administración Clinton al ingreso de China en la OMC perjudicaría a EE.UU. ¿Qué puede hacerse para traer de vuelta la producción sin disparar la inflación?

Este capítulo se centra en el proceso de "deschinificación", que se ha acelerado con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. El ingreso de China en la Organización Mundial del Comercio (OMC) en el 2001 le ha permitido al gigante asiático imponer aranceles a los productos estadounidenses sin que EE.UU. pueda hacer lo propio con los chinos, lo que ha provocado un desequilibrio económico entre las partes, explica Stacy.

Los esfuerzos de Occidente por consolidar el globalismo no han beneficiado a EE.UU., pero han ayudado a que China ya sea una nación desarrollada e, incluso, en algunos aspectos supere a la nación norteamericana, afirma el invitado de este episodio, Chris Fenton. Ahora, lo que Pekín "tiene que hacer es ajustarse a las normas para los países del primer mundo, no para las naciones en desarrollo, porque de esa forma se solucionarían muchos de los problemas que tenemos encima de la mesa" en EE.UU., agrega.

La pandemia del coronavirus demostró que el país norteamericano "ha perdido absolutamente toda su capacidad productiva, hasta el punto de que ni siquiera es capaz de fabricar mascarillas", apunta Max mientras critica las demandas de Washington, ya que el acuerdo del ingreso de China a la OMC consistía en que EE.UU. trasladaría sus puestos de trabajo al país asiático y este le enviara bienes baratos.

Una solución veraniega

El entrevistado considera que la parte estadounidense tiene que "adoptar una mentalidad propia de tiempos de guerra" ante China y que ambas potencias deben jugar con las mismas normas en los acuerdos comerciales mutuos. Sin embargo, resalta que EE.UU. tendría que priorizar el bien común del país y de sus ciudadanos, apuntando que "no puede ser que el único objetivo sea acumular dinero" por parte de los grandes bancos y compañías.

Stacy opina que una solución para remediar el desbalance económico entre las dos potencias es que la OMC retire a Pekín el estatus de país en desarrollo. Por otro lado, Max resalta que en sectores tecnológicos como el 5G, China "va muy por delante" del país norteamericano y este no podrá alcanzarle, por lo que "probablemente hay que acostumbrarse a ello y reconocer que ya es tarde para evitar que el gigante asiático se convierta en la nueva superpotencia y admitir que EE.UU. ya no lo es".

"A veces, es mejor no salirse del guion y reservar esa energía para utilizarla en otras cosas, porque si cualquiera de nuestros líderes dijera una cosa así, esa sería probablemente su sentencia de muerte política", responde Chris Fenton.