Programas

"La economía de EE.UU. está muerta y ningún formaldehído de dinero fiat podrá reanimarla"

Publicado:
En este episodio de 'Keiser Report', Max y Stacy comentan la 'gráfica del año', que muestra cómo han aumentado los ingresos disponibles en EE.UU. debido al dinero que el Gobierno ha transferido a los hogares. Stan Druckenmiller cree que debido a ello la inflación se disparará entre un 5 y 10 % los próximos años. En la segunda parte, Max habla con Michael Pento, de PentoPort.com, sobre la situación de los mercados, la apuesta por el oro de Warren Buffett y si se avecina inflación... o deflación.

Max sostiene que EE.UU. está sumergido en una "economía neofeudalista", donde la Reserva Federal "emite moneda sin parar" y ese dinero "se destina a privatizar la economía a través de compras apalancadas a mansalva".

"La economía estadounidense murió en el 2008. Desde entonces, se le ha inyectado formaldehído (dinero fíat) en grandes cantidades, pero el sistema sigue muerto", critica Max, para quien los responsables de la gestión monetaria del país norteamericano "están completamente perdidos y no tienen ni la más remota idea de lo que deberían hacer" para salvar la economía.

"El mercado de bonos se ha derrumbado porque la única forma que tiene EE.UU. de vender bonos soberanos o deuda pública es recomprándoselos a sí mismo. Si EE.UU. no comprara su propia deuda, no habría oferta y nadie la compraría", afirma.

"Un barranco monetario"

Por su parte, el invitado de este capítulo, Michael Pento, considera que el país norteamericano está "a punto" de precipitarse en "un barranco monetario y fiscal de proporciones épicas". Asimismo, sostiene que el hecho de que China esté deshaciéndose de los bonos estadounidenses con mucha más agresividad que antes representa una gran amenaza para la hegemonía del dólar y para su estatus como divisa de reserva internacional.

Por último, critica las medidas de la Reserva Federal estadounidense y las políticas del presidente Donald Trump contra las empresas extranjeras, señalando que tanto el mandatario como la Reserva están haciendo "lo que se les antoja, pasando por encima de la Constitución".