Programas

"La economía de EE.UU. está inmersa en una burbuja de bonos y valores descomunal"

Publicado:
En este episodio de 'Keiser Report', Max y Stacy hablan de que, por más que se nos diga lo contrario para convencernos de seguir contaminando, la mayor parte del plástico no se recicla. Análogamente, la Reserva Federal anunció una compra masiva de bonos basura, lo que originó enormes inversiones en dichos bonos… que ahora se quedarán los compradores. En la segunda parte, Max sigue hablando con Michael Pento, de PentoPort.com, sobre lo que el cierre de empresas supone para el sector inmobiliario.

Los presentadores del programa critican la decisión de la Reserva Federal de EE.UU. de no comprar en agosto bonos de fondos cotizados ni bonos corporativos, pese a que había prometido hacerlo. Esa promesa propició que la gente invirtiera en pequeñas cantidades de ese tipo de deuda y se originó "una burbuja de bonos" que ha servido para rescatar a los propietarios de activos.

"Quieren que la gente se sacrifique por los fondos de cobertura, que la gente haga sacrificios para beneficiar a los multimillonarios (…) Lo que quieren es que la gente compre o no compre, dependiendo del mensaje engañoso que ellos den cuando se les antoje y según sus intereses", censura Max, para quien la Reserva Federal es una institución "descontrolada y sin escrúpulos que está desgarrando el centro mismo" de la nación norteamericana "para abrir un agujero negro insalvable".

Mientras, Stacy sostiene que el actual sistema económico y financiero "está basado en la deuda, de manera que hay que aumentar la deuda continuamente" comprando bonos basura y animando a los inversores de a pie a que lo hagan también.

Falso reflejo de la economía estadounidense

Por su parte, el entrevistado de este episodio, Michael Pento, opina que EE.UU. se encuentra inmerso en "una burbuja de bonos y valores descomunal" y la economía estadounidense "no representa para nada lo que refleja el mercado de valores".

Asimismo, cita datos que indican que en los últimos meses en el país 155.000 negocios han cerrado sus puertas y otros "cientos de miles" han sufrido una "reducción dramática en sus ingresos y beneficios", mientras 29,6 millones de personas que reciben algún tipo de ayuda gubernamental al desempleo.