Programas

La historia de la primera guerra del bitcóin jamás contada

Publicado:
En este primer episodio del año 2021 de Keiser Report, Max y Stacy comentan con el periodista Pete Rizzo la historia de la primera guerra del bitcóin jamás contada y las pistas que nos puede dar sobre el futuro. Entramos en el 2021 con el bitcóin subiendo y el imperio fíat colapsando; una historia de supervivencia y de retos afrontados y superados que muestra las diferencias fundamentales al encarar el futuro de forma que la tecnología consensuada separe el Estado del dinero.

En este nuevo episodio Max y Stacy discuten la historia del bitcóin. Max resalta el papel del programador estadounidense Gavin Andresen, quien lideró el proyecto después de la salida de Satoshi: "Fue el que inició el repositorio de código en GitHub y podríamos decir que definió cómo pensamos en su desarrollo en términos de funcionamiento, y quedó registrado en la historia por hacer una propuesta de cambio en el código de bitcóin que fue rechazada".

Asimismo, el economista señala que inicialmente el bitcóin tenía una reputación muy mala, y fue Gavin quien prestó atención a este hecho. "Pensemos en el antiguo oeste estadounidense: en aquel momento teníamos a los pioneros, los nativos americanos, los pistoleros, los sheriffs… Era una locura, y no era un lugar fácil en el que vivir y establecerse, y creo que lo mismo sucede con el bitcóin. Pensemos un poco en las lecciones aprendidas. Hubo un momento en el que Gavin Andresen se detuvo a pensar y dijo: 'Vale, estamos recibiendo mucha mala prensa por culpa de los 'hackeos' de carteras. Arreglémoslo con la multifirma'", dice Keiser.

En la segunda parte del programa, a los presentadores se conecta el periodista Pete Rizzo, que se especializa en cubrir criptomonedas. Relata de su artículo recién publicado 'La batalla por el P2SH: la historia de la primera guerra bitcóin jamás contada'. El texto se dedica a debates entre Andresen y dos otros prominentes participantes del proyecto, Amir Taaki y Luke Dashjr, en el 2011.

Según el periodista, el cambio de entre 30 y 70 caracteres en el código generó mucho revuelo entre los desarrolladores de la divisa.

"Este cambio [...] permitiría que todo el mundo pudiese utilizar varias claves para asegurar sus carteras, y es difícil encontrar un cambio más pequeño y con el que más gente esté de acuerdo, pero en el bitcóin se sacrifica la velocidad tecnológica. La innovación en el bitcóin se basa en meros cambios, pero todo el mundo tiene que ponerse de acuerdo para que estos se puedan aplicar", señala Rizzo.

El periodista indica que, aunque resulta en un desarrollo lento en comparación con las criptomonedas más jóvenes, tal rigurosidad en relación a las innovaciones hace que el bitcóin sea más estable y confiable que sus alternativas.

"Creo que la fuerza del bitcóin reside, en última instancia, en el poder de saber debatir. Si nos detenemos a pensar en lo que es el bitcóin y su filosofía, yo lo definiría como algo muy endurecido. Creo que otras criptodivisas no han pasado por este proceso y estas dificultades; no han experimentado la misma frustración. Puede que esto sea una preferencia mía personal, pero creo que precisamente por ese motivo prefiero confiar en el bitcóin a largo plazo", afirma Rizzo.

rtnoticiasrtnoticias