Programas

Intersexualidad: naturaleza indecisa

Publicado:
En una de las zonas más deprimidas de República Dominicana se suman la pobreza y un peculiar problema: el de las personas intersexuales, a quienes se asignó un sexo biológico al nacer y que experimentan desconcertantes cambios corporales al llegar a la pubertad. Para algunos, la solución podría ser una cirugía reconstructiva que les asigne el sexo con el que se autoperciben pero es cara y ni siquiera llega a resolver el trauma social que sufren desde muy temprana edad.

Por razones desconocidas, los casos de intersexualidad de República Dominicana se concentran en la localidad de Las Salinas (Barahona), donde a las personas cuya identidad sexual no encaja en las categorías tradicionales se las conoce como 'hermafroditas', 'machihembras' o 'güevedoces'.

Es el caso de Johnny, que fue criado como una niña hasta la pubertad, cuando su cuerpo empezó a experimentar cambios fisiológicos propios de un niño. Este joven recuerda que se cortó el pelo y dejó de vestirse como una chica, pero su proceso de adaptación social "fue difícil" porque era blanco de burlas y en ocasiones, de golpes.

Se llama intersexual a quien nace con caracteres sexuales internos o externos que no corresponden exactamente con la idea sobre cómo son los cuerpos masculino y femenino. La Organización Mundial de la Salud estima que esto sucede con el 1 % de la población mundial: alrededor de 77 millones de personas.

En los años 70, la endocrinóloga estadounidense Julianne Imperato-McGinley llegó a Las Salinas para investigar esos extraños casos y determinó que en esa localidad 1 de cada 50 niños nacía con el órgano sexual masculino sin desarrollar debido a una deficiencia congénita de la enzima 5A-reductasa, clave en la formación de los genitales de los varones.

"Un tabú muy cerrado"

Sin embargo, la población local tiene su propia teoría sobre "la herencia" de esta intersexualidad, que "se da mucho en zonas que son saladas" y en este pueblo "hay una mina de sal, de yeso", sostiene Danelis Féliz, maestra de un liceo local.

No obstante, los especialistas no han demostrado científicamente que este fenómeno se deba a factores externos. "No hay datos científicos que afirmen que este fenómeno se debe a X causa", indicó el médico Cruz Jiminán, quien agregó que "es totalmente falso" que todos los casos son de una región del país porque la intersexualidad existe en toda la nación.

Por otro lado, Jiminán lamentó que en República Dominicana el tema intersexual se mantenga como "un tabú muy cerrado" y que no haya "respuesta de nadie, ni del sector privado ni del Estado" para ayudar a los 'güevedoces' con cirugías reconstructivas o para que puedan cambiarse de nombre, que en ese país representa una larga y cara batalla judicial.

RT