Programas

Vudú, la insurrección cultural de Haití contra el colonialismo que aún arrastra el estigma

Publicado:
Pocos credos tienen peor fama que el vudú: la imagen que de él ofrece el cine, por ejemplo, es tanto más terrorífica cuanto más inexacta. Y es que en Haití el vudú es mucho más que muñecos acribillados de agujas: un sistema de creencias que si en el pasado acompañó a la lucha por la libertad de una nación de esclavos, hoy ayuda a la población a unirse contra la adversidad, a sobrellevar terremotos, pobreza, desesperanza… una realidad a la que sí que hay motivos, y muy reales, para tener miedo.

En esta nueva edición de 'RT Reporta', el equipo periodístico se introduce en Haití, unos de los países más pobres de América, para mostrar las prácticas ancestrales del vudú, una cultura religiosa muy estigmatizada, de la que poco se sabe en realidad. 

Este culto nació en medio de la esclavitud, pero también la insurrección. Comenzó a tener presencia en aquella región del Caribe durante el siglo XVIII, como una respuesta emancipadora al colonialismo francés. De hecho, en algunas de esas típicas reuniones religiosas, los nativos acordaron cómo rebelarse ante la opresión europea, siendo la primera nación de población negra que logró su independencia, en 1803.   

Así, hasta el día de hoy, los creyentes brindan ofrendas para que los espíritus se introduzcan en sus cuerpos. El rito también se usa para homenajear a los antepasados que se levantaron en armas por su libertad. Sin embargo, sus practicantes fueron discriminados durante muchos años e incluso llevados a prisión, acusados de brujería.

"Quien lo practicara, corría peligro de muerte"

Didier Dominique, un especialista en el tema, señala que antes, "según la Constitución, el vudú era ilegal". Además, cuenta que "cualquier persona que lo practicaba corría peligro de muerte, y el que sabía de un templo debía denunciarlo, o sería considerado cómplice".

Asimismo, considera que la Iglesia Católica tuvo un rol "muy negativo" en la persecución religiosa: "El concordato [acuerdo entre el Vaticano y un Estado] de 1860, decía claramente que el vudú era satanás y había que perseguirlo", repasa. 

Aquel estigma fue acompañado años después por producciones cinematográficas de Hollywood, popularizando los muñecos atravesados con agujas y relacionándolos con 'zombies'. Incluso, la clase dominante de Haití rechazaba el vudú, y la brecha social se agrandaba. "Los protestantes evangelistas dijeron que el vudú trajo el cólera. Cuando fue el terremoto, también", relata.  

Para saber más acerca del vudú y sus practicantes, contado por sus propios creyentes, no se pierda la última emisión de 'RT Reporta', desde Haití. 

Si te ha parecido interesante, compártelo con tus amigos.