Programas

Un año de la legalización del aborto en Argentina: ¿cómo avanza la nueva ley?

Publicado:
Tras un durísimo año de pandemia, a finales del 2020 Argentina pasó a formar parte de un pequeño grupo de países que permite la interrupción voluntaria del embarazo. El aborto ya es legal, y ni siquiera el coronavirus ha podido frenar esta decisión de la sociedad argentina. Pero es un logro alcanzado con muchos retos todavía por delante y al que no le faltan detractores. ¿Cómo avanza la puesta en práctica de esta nueva ley? ¿Se está implementando como se esperaba?

Argentina legalizó el aborto legal, seguro y gratuito —hasta la semana 14 de embarazo— en diciembre del 2020 tras intensos debates legislativos y manifestaciones masivas en las calles, a favor y en contra de la medida. A un año de la sanción: ¿cómo se implementa la normativa? ¿qué cambió desde entonces en la sociedad del país sudamericano?

"Pienso que es considerarse recién ciudadana, ser persona", comenta Nelly Minyersky, una exponente del feminismo local. La abogada, de 92 años, cuenta lo que sentía cuando la práctica se penalizaba: "Nos privaba del goce, porque si en algún lugar de mi mente yo sé que quedando embarazada, y no puedo o no quiero seguir con ese embarazo, me obligaban a cometer un delito".    

Minyersky destaca la importancia de la movilización por la conquista de derechos, algo que, metafóricamente, califica como un "milagro". Y agrega: "Fue un movimiento territorial, transversal, sin autoridades que produjo esto". Martha Alanis, de la agrupación Católicas por el Derecho a Decidir, va un poco más allá: "Soy creyente, pero no fue un milagro", bromea. "Miles de mujeres acompañaron este pedido que se inició en los años 80", acota. 

Ambas entrevistadas recuerdan que se conocieron en el 2003, cuando Alanis repartía pañuelos, antes de que ese movimiento se convierta en la marea verde de la actualidad. "Por primera vez después de la dictadura, la juventud toma un pañuelo verde como una cuestión identitaria, que no es solamente el aborto. Son todos los derechos de las mujeres, es el deseo de una sociedad mejor, más justa e igualitaria", expresa.  

Largo camino de militancia verde 

El camino de militancia fue arduo: en 2007 se presentó por primera vez el proyecto y recién en 2018 hubo un debate legislativo, empujado por la exigencia ciudadana. Al respecto, Minyersky remarca la importancia de las mujeres más jóvenes, que retomaron las históricas banderas feministas de activistas con más experiencia, y le añadieron su propia fuerza: "Les diría gracias, porque tomaron la posta. Nosotras podíamos haber hecho muchas cosas, como han hecho muchas generaciones, pero encontramos un eco. Hubo una masa juvenil, una masa de nuevas generaciones que nos escucharon. Es como hemos dicho muchas veces, sembramos semillas, pero florecieron". 

Desde 1983 fallecieron unas 3.000 mujeres por abortos riesgosos, y desde que se aprobó la normativa no se registró ningún deceso a nivel oficial.

Estas referentes también destacan el rol de las actuales autoridades del Poder Ejecutivo, sobre todo de Vilma Ibarra, a cargo de la Secretaría Legal y Técnica del Gobierno, quien redactó parte del proyecto: "Tuvimos un debate desde la salud pública explicando que los abortos suceden en Argentina", cuenta la funcionaria. Según Ibarra, "había un enorme problema invisibilizado que rondaba los 370.000 abortos clandestinos por año". 

Al respecto, añade: "Eso implica mujeres que quedan afectadas en su salud, muertes, una situación de negocio y condiciones dramáticas". En efecto, desde 1983 ya fallecieron unas 3.000 mujeres por abortos riesgosos, y desde que se aprobó la normativa no se registró ningún deceso a nivel oficial. "Sé lo que sufrió mi abuela, sé lo que sufrió mi mamá. Siempre quise que las nuevas generaciones tuvieran vidas más fáciles que las nuestras", cuenta.

Los celestes todavía se resisten a la legalización

El movimiento de los pañuelos verdes tuvo sus detractores, representados por los pañuelos celestes, cuyos militantes decían defender 'las dos vidas'. "Cuando tenía cinco años, mi papá murió. Cuando tenía 15, mi mamá murió. ¿Por qué? Porque eran grandes, tenían hijos grandes", comenta Víctor Balseiro, activista contrario al aborto. "Se la jugaron y volvieron a cambiar pañales", agrega, repasando su ejemplo personal. 

Al fallecer sus padres de crianza, este hombre supo que en realidad era adoptado. Su gestante era una adolescente de 16 años: "Aún no la conozco, no tengo el nombre, ni a qué pueblo fue, ni una punta para empezar a buscarla. Pero muchas veces pensé que no tengo derecho a juzgarla, ni a preguntarle, ni a nada. Solo tengo la obligación de agradecerle", subraya, valorizando la acción de dar a luz pese a no querer ser madre. 

"Argentina adhirió a la Convención Internacional de los Derechos del Niño y lo hizo aprobando que el niño es desde el momento de la concepción hasta los 18 años", manifestó otro hombre con una pechera del movimiento Democracia Cristiana, durante una de las manifestaciones en la Ciudad de Buenos Aires contra la legalización, en marzo del 2021. "Hay muchos chicos por nacer que están muriendo, muriendo de forma absolutamente injusta", dijo un señor en la marcha.

Factor psicológico 

Más allá de la sanción de la ley, existen algunos grupos que inducen a mujeres con dudas a que no interrumpan su embarazo. Varios testimonios dan cuenta de organizaciones con atención telefónica diseñados para persuadir a las gestantes. En efecto, la Red de Acompañamiento a la Mujer con Embarazo Vulnerable contabilizó más de 600 llamados en sus primeros 30 meses de trabajos, y en el 85 % de los casos las mujeres desistieron de abortar. 

"Es un acompañamiento que se sostiene con el tiempo, no es algo momentáneo. Tenemos los nueve meses del embarazo y muchas veces, seguimos el acompañamiento cuando el bebé cumple el año, y seguimos festejando esas fechas importantes para la mamá y la familia", señala Paola Paulini, parte de este grupo. En contrapartida, la ley garantiza una línea estatal pero de atención sexual integral, aunque en muchos casos resulta insuficiente.

Cómo repercute la pobreza

Uno de los factores más relevantes al momento de abordar la temática, son los altos niveles de pobreza y vulnerabilidad que tienen muchas mujeres. El caso de Ana María Acevedo, al norte del país, es revelador: a los 19 años, con un cáncer de mandíbula, también debía cuidar a sus tres niños. Y nunca recibió educación sexual. Su madre, Norma Cuevas, afirma que los médicos no quisieron tratar su cáncer para no interrumpir la gestación de unos de sus bebés. 

Pese a que esta clase de situaciones estaba contemplada en la legislación de aquel entonces, por correr riesgo su vida, un comité de ética le negó el derecho al aborto: hubo un parto prematuro de un bebé que murió a las pocas horas, y la joven falleció 15 días después, tras recibir una cesárea en malas condiciones.

Misoprostol: una política de Estado 

Actualmente, el Estado está produciendo misoprostol, un fármaco utilizado para abortos voluntarios, que se consume en forma de pastillas. El Laboratorio Industrial de Santa Fe, de la ciudad homónima, es uno de los centros de elaboración. "Lo hemos vivido como un derecho a la decisión de las mujeres", dice la directora, María Cecilia Selis. Este producto puede conseguirse de forma gratuita.

"Me parece un paso de amor hacia mí. Aunque me duela y todo, me parece un paso de amor"

Al respecto, el gerente de planta del laboratorio señala que en los últimos meses creció la demanda, ya que tenían previsto producir unos 500.000 comprimidos, pero a fin de año ese número crecería a 1,3 millones. 

Entre tanto, muchas gestantes se acercan a centros de salud para informarse sobre cómo funciona el procedimiento de interrupción del embarazo. "No podría [volver a ser madre] en este momento, estoy dedicada a mis hijos, al estudio, haciendo muchas cosas y eso sería dejar. No podría hacer todo, como tener sueños", dice una mujer desde la jurisdicción de Moreno, Provincia de Buenos Aires. 

"Estoy tranquila, y a la vez tengo miedo. Estoy un poco triste, porque la verdad no quería quedar embarazada", concluye. Otra señora en el partido de Moreno, también con intenciones de abortar, expresa: "Me parece un paso de amor hacia mí. Aunque me duela y todo, me parece un paso de amor".

Para saber más sobre cómo se aplica la interrupción voluntaria del embarazo en Argentina, no se pierda el último 'RT Reporta'. 

rtnoticiasrtnoticias