Programas

La guerra de las Malvinas: deudas por saldar

Publicado:
Cuarenta años pueden parecer muchos, pero cuando son las heridas de una guerra las que se confían al tiempo para que las cierre, tal vez no basten. En las islas Malvinas lo saben bien: cuatro décadas después de que la Junta Militar argentina ordenara la invasión del archipiélago, siguen siendo visibles los restos que dejaron las trincheras cavadas en la tierra helada, perceptible el recelo de los isleños y dolorosa la memoria de los soldados de ambos bandos que participaron en ella.

Este 2022 se cumplen 40 años de la guerra de las Malvinas (2 de abril - 14 de junio de 1982), el conflicto armado que enfrentó a Argentina y Reino Unido por la soberanía de las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur.

Aunque han pasado cuatro décadas del conflicto, que dejó 650 combatientes argentinos y 255 ingleses muertos, hay heridas que siguen abiertas tanto por la guerra como por la situación de las islas.

Lo que sí existe es casi un consenso entre los argentinos y los isleños de que este conflicto fue un delirio bélico de la dictadura argentina, que ya estaba a punto de acabar. El 2 de abril de 1982, el entonces dictador argentino Leopoldo Fortunato Galtieri decía ante una multitud: "Si quieren venir que vengan, les presentaremos batalla".

Sin embargo, todo terminó en horror, por la derrota que significó esta guerra para Argentina, cuyos soldados, en condiciones precarias, estaban en desventaja frente a los británicos.

"Fue una locura que estaba dentro de lo que era la locura de la dictadura militar, tratar de recuperarlas a través de una guerra"

"Las islas Malvinas cuando fueron recuperadas fue un día de alegría; y, bueno, después lo que se conoció, la desesperación de la gente que iba perdiendo sus familias, sus hijos. Yo tenía una profesora en el secundario que estaba desesperada porque tenía a su hijo en la guerra. Una acción que no se tendría que haber hecho", opina un argentino.

Otro señala que "fue una locura que estaba dentro de lo que era la locura de la dictadura militar: tratar de recuperarlas a través de una guerra". "Y bueno lamento muchísimo por todos los soldados caídos y por los que vinieron con dificultades físicas, psicológicas", agrega.

Incluso un adolescente manifiesta que esto hay que recordarlo para que no vuelva a suceder. "Ni guerra, ni dictadura ni nada por el estilo. Eso lo digo como un pibe de 16 años, siento que es lo que hay que hacer".

En 2013, la isleña Andrea Clausen, directora de Recursos Naturales, decía respecto a la guerra: "No es la culpa de los individuos argentinos lo que pasó y ciertamente tampoco fue la culpa de los conscriptos. Pero es la culpa de un montón de gente que todavía están libres en Argentina. Oficiales superiores, parte de la junta militar y demás".

Hechos trascendentales y un reclamo que sigue

En los últimos años han ocurrido cosas de enorme trascendencia en las islas, como la identificación de los 237 soldados argentinos enterrados en Darwin, de los cuales hoy solo queda pendiente menos de una decena.

Otro hecho ocurrió durante la pandemia del covid-19. En noviembre de 2020, los isleños por fin pudieron celebrar que tras décadas de trabajo, se recuperaron las playas que estaban plagadas de minas explosivas que el Ejército argentino había enterrado.

Los principales aspectos que cruzan el conflicto de soberanía actualmente son dos: la explotación de los recursos naturales y la presencia de una base militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) al sur del continente.

Según Inglaterra, esa base solo tiene como objetivo defender a los isleños de posibles nuevas ocupaciones como la de hace 40 años.

"Argentina invadió este país en 1982. Gran Bretaña tiene que defender este país en caso de una nueva invasión. Así que estamos en nuestro derecho de hacer que nuestra gente esté protegida y más segura. Si tenemos que mandar un barco, un submarino, aeronaves o tropas. ¿Por qué no?", manifiesta Robert Nichols, veterano británico de la Guerra de las Malvinas.

Facundo Rodríguez, abogado especialista en derecho internacional, opina, por su parte, que "la base militar británica en las Islas Malvinas tiene como objetivo fundamental mantener una de las últimas rémoras coloniales en pleno siglo XXI y mantener sus intereses respecto al Atlántico Sur".

Gavin Short, miembro de la Asamblea Legislativa de las Malvinas, critica la posición de América Latina respecto a este diferendo entre Argentina y el Reino Unido.

"Es una vergüenza que tengamos algunos gobernantes realmente inteligentes en Sudamérica que apoyan el reclamo argentino. Cuando saben, si hicieron alguna investigación, que esta basado en una mentira, una histórica mentira. Y es solo la fraternidad sudamericana lo que los hace estar casi forzados a esa posición. Creo que algunos de ellos están incomodos con eso, realmente lo pienso", expresa.

rtnoticiasrtnoticias
RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7