El canal internacional
de noticias en español
más visto en el mundo
Programas

La lluvia de millones

Publicado:
Jugar a la lotería en España es algo que se ha convertido en una tradición prácticamente en cada familia. Millones de personas albergan la esperanza de conseguir un premio para cumplir algún sueño personal o simplemente permitirse un capricho. Cada año se reparten por todo el país millones de euros en diferentes sorteos. Unos consideran una bendición que le toque un premio para empezar una nueva vida, pero para otros supone una maldición y el comienzo de una auténtica pesadilla.

¿Cómo es la vida de quienes ganan la lotería? ¿Cómo lo gestionan? ¿Qué problemas tienen? ¿Son más felices? Para averiguarlo, nuestro compañero Francisco Guaita ha conversado con varias personas que, a lo largo de los últimos 20 años, han ganado algún premio de lotería en España.

La mayoría de ellos afirman que lo primero que hicieron fue saldar deudas, mientras que otros optaron por comprarse un coche nuevo. No obstante, algunos dicen que, pese a tener mucho dinero, su manera de vivir no cambió en demasía.

Algunos señalan que, después de haber sido bendecidos por la fortuna, hay gente de su familia que cree que tendrían que repartir el premio con todos. "Nadie está conforme", lamenta Ismael Casado, ganador del sorteo Euromillones, añadiendo que en su vida sigue teniendo problemas porque —asegura— "el dinero no da todo".

Durante varios meses del año, algunos miembros de la escuela San Ildefonso de Madrid ensayan para el 22 de diciembre, cuando en el país ibérico se celebra el Sorteo Extraordinario de Navidad, en el que se reparten 700 millones de euros (unos 770 millones de dólares). Los niños anuncian cantando los premios de la lotería, una tradición que tiene ya dos siglos.

La lotería de Navidad es el gran premio y suele estar muy repartido. Toca a todo tipo de clases sociales, es totalmente transversal. Habitualmente hay administraciones de lotería oficiales, que son las que reparten los números, pero hay miles de negocios que se hacen con papeletas, por lo que se venden en cualquier lugar, tales como gasolineras, quioscos, peluquerías o cafeterías.

La otra cara de la moneda

Pero también existe la otra cara de la moneda de este sorteo. Un ejemplo de ello es Rafael Muñoz, que ganó 320.000 euros (alrededor de 350.000 dólares) tras tocarle el premio gordo de Navidad. Desde que ganó la lotería su vida se empezó a torcer.

Al cabo de unos meses empezó a tomar malas decisiones: dejó su trabajo de camionero, al poco tiempo se divorció de su mujer y empezó a ir a discotecas cada día, donde tomaba drogas y alcohol. Ahora se encuentra deprimido, padece estrés y se ha visto obligado a alquilar dos habitaciones de su piso porque no llega a fin de mes.

Hay pocos asuntos en España que unan tanto como la lotería. En medio de los numerosos problemas, de las distintas dificultades, estos sorteos representan un halo de esperanza. Las cifras alertan que es más fácil que te caiga un rayo a que te toque la lotería, pero la ilusión no entiende de estadísticas.

RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7