Programas

Venezuela: ¿Un mal regional?

Publicado:
El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) se reunió para tratar la eventual amenaza que supone Venezuela para el hemisferio acusando al país de colaborar con grupos armados, de liderar el narcotráfico e incluso de provocar una crisis migratoria en la región. Javier Rodríguez Carrasco analiza si solo son excusas lo que ha motivado que se invoque el artículo del TIAR que permite una defensa de los firmantes con el propósito final de terminar con la "dictadura" venezolana.

En esta nueva edición de 'El Zoom', Javier Rodríguez Carrasco pone el foco en la reunión que sostuvieron el martes los países miembros del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) con el fin de analizar la presunta amenaza que representaría Venezuela para el continente americano. 

Aquel documento, firmado en 1947 en el marco de la Organización de Estados Americanos (OEA), mientras se desarrollaba la Guerra Fría, condena el uso de la fuerza para la resolución de conflictos entre los países firmantes. Asimismo, permite la defensa mutua en caso de que alguno de sus 18 Estados sea agredido. Por otro lado, el TIAR abre la posibilidad de aplicar sanciones ante "cualquier otro hecho o situación que pueda poner en peligro la paz de América". Por su parte, Venezuela abandonó el acuerdo en 2012. 

Con ese contexto, Rodríguez Carrasco señala que la crisis del país bolivariano es utilizada por diversos actores para justificar otros conflictos de la región, como el estallido social en Chile y Colombia, la tensión por las elecciones de Bolivia o el problema migratorio entre México y EE.UU. 

"Se utiliza al tratado para desviar la atención"

A pesar de que el presidente colombiano, Iván Duque, haya insinuado públicamente que el Gobierno de Nicolás Maduro genera inestabilidad en la región, haciendo alusión a las revueltas sociales en Colombia, otros países como Uruguay y México subrayan que el verdadero espíritu del TIAR es actuar en conjunto ante eventuales amenazas externas: "El tratado no fue diseñado para encarar conjuntamente conflictos políticos internos", expresó el embajador uruguayo ante la OEA, Hugo Cayrús, el 11 de septiembre. 

Por su parte, el politólogo Vicente Torrijos sostiene que "se utiliza al tratado para desviar la atención de los problemas estructurales que vive Colombia". En sintonía, Matías Caciabue, investigador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico, añade que "Venezuela es, como epicentro de la geopolítica regional, el marco de justificación que tiene la ultraderecha para avanzar en mecanismos de integración". 

RT