Programas

EE.UU. - Irán: Juego peligroso

Publicado:
'El Zoom' regresa en este 2020 analizando la escalada de tensión entre EE.UU. e Irán después de que una serie de acusaciones e incidentes culminaran con el asesinato de Qassem Soleimani, el alto mando militar iraní, por orden de Trump. Javier Rodríguez Carrasco analiza las posibles consecuencias, incluyendo un enfrentamiento abierto entre ambos países y de qué manera Irak podría ser el escenario involuntario de estas hostilidades que pueden desatar otra ola de violencia en Oriente Medio.

"Trump asestó un golpe certero a Irán con el asesinato de Soleimani, pero ahora avisa de que no va a atacar directamente pese a la respuesta del país persa", arranca Javier Rodríguez Carrasco esta edición de 'El Zoom'.

En opinión del presentador, el presidente de Estados Unidos "ha salido a apagar un incendio que él mismo ha provocado y del que ya ha conseguido todo lo que quería" al eliminar al jefe de las Fuerzas Quds de la Guardia Revolucionaria iraní en un ataque quirúrgico vía dron la semana pasada.

Ahora para Rodríguez Carrasco las preguntas principales son si le han tendido una trampa a Donald Trump desde el Estado profundo, el llamado 'deep state', qué pretendía el mandatario estadounidense realmente con este golpe, "¿mostrar músculo, su pulso, su fuerza a los rivales políticos?"

"Quizá enseñar los dientes e intentar conseguir un nuevo pacto nuclear a su merced y quizá que otros se encarguen del desaguisado de su país que Estados Unidos ha montado en Oriente Medio, porque dicen que ya van sobrados de recursos estratégicos", razona el conductor del programa.

"Si Trump dice que el asesinato de Soleimani no era una declaración de guerra a Irán, ¿cómo esperaba que iba a reaccionar Teherán? ¿Quería que le aplaudieran?", pregunta Rodríguez Carrasco, al agregar que de momento lo que ha conseguido Washington es "llenar de caos la región", algo que, al parecer, no quiere resolver por su propia cuenta.

Trump ha golpeado a Irán, pero "no noquea, no quiere ser un 'killer', no quiere un nocaut, no quiere tumbar al rival, quiere que él mismo vaya hacia la lona", incluso pretende "ser amigos a su estilo" con Teherán al ofrecerle combatir juntos al Estado Islámico, recurriendo a las "incongruencias, confusiones para lograr lo que quiere", resume Rodríguez Carrasco. Entre tanto, "la bandera roja de la venganza sigue ondeando en todo lo alto". 

RT