X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback

El 'déficit' masculino y la 'extinción' de los hombres: ¿mito o realidad?

Publicado: 3 oct 2015 09:39 GMT | Última actualización: 3 oct 2015 18:04 GMT

main
main

A pesar de la creencia común, en el mundo hay más hombres que mujeres. Es más, la diferencia es de unos 60 millones de personas a favor de la población masculina.

Sin embargo, los hombres y las mujeres se distribuyen por el mundo de manera desigual. Por ejemplo, en las antiguas repúblicas soviéticas, la población femenina supera a la masculina, mientras que en los países árabes es al revés.

¿Saben en qué lugares de la Tierra, literalmente, faltan hombres? ¿Y cuáles son los factores que afectan al equilibrio de los géneros en el mundo? ¿Y de dónde proviene la idea del 'déficit' o incluso de la 'extinción' de hombres? A estas y otras preguntas intentamos responder a continuación.

Si la naturaleza fuera el único factor que influye en la cuestión del sexo, la población en la Tierra tendría aproximadamente un 50 por ciento de hombres y un 50 por ciento de mujeres: el hecho de que las mujeres generalmente vivan más se compensaría por el hecho de que nazcan más niños que niñas. 

En 1961, el primer año que el Banco Mundial proporcionó datos sobre el porcentaje global existente de hombres y mujeres, el mundo estaba a 0,09 puntos porcentuales de una distribución perfectamente igual.

Desde entonces, la brecha se ha ampliado bastante, hasta el punto que ahora la cantidad de hombres que viven en el planeta supera a la de mujeres en casi 60 millones de personas.

De acuerdo con estimaciones de 2015 de las Naciones Unidas, por cada 100 mujeres hay 101,8 hombres: el número ha venido creciendo gradualmente cada año.

No obstante, en algunos países del mundo la situación de géneros es distinta. Según los datos del Centro de Investigación Pew, los países que formaban la antigua Unión Soviética, incluida Rusia, Letonia, Ucrania y otros, tienen poblaciones con más presencia de mujeres que de hombres. Según el estudio, la correlación de género en Rusia es actualmente de 86,8 hombres por cada 100 mujeres. 

En general, en las naciones de la antigua URSS hay más mujeres entre las personas mayores, siendo más los varones entre los jóvenes. 

Según el Centro de Investigación Pew, se espera en Rusia que las mujeres nacidas entre 2010 y 2015 tengan una esperanza de vida de hasta 75,6 años, mientras que la de los hombres será de 64,2 años, lo que supone una brecha de 11,4 años.

Más allá del espacio postsoviético, el líder de la lista es Martinica, departamento de ultramar francés, donde hay 84,5 hombres por cada 100 mujeres.

Por otro lado, a la cabeza de los países con predominio de varones se encuentra Emiratos Árabes Unidos, donde hay 274 hombres por cada 100 mujeres. Entre los países que forman esta segunda lista se encuentran también las naciones del norte de África, India y China.

El equilibrio o desequilibrio de los géneros es el resultado de diferentes factores que deben ser analizados para cada país en concreto. Sin embargo, se pueden destacar algunas tendencias comunes que influyen en la superioridad numérica de uno u otro sexo.

Abortos selectivos por género e infanticidio

En algunos países, la discriminación de género comienza al nacer o incluso antes de nacer. Este es el caso de China y la India, que son tristemente famosos por los abortos selectivos por género y el infanticidio femenino.

Según informa el portal Quartz, ambos países tienen porcentajes de géneros al nacer muy diferentes de la media mundial. Así, en 2013, China registró un ratio de 1,11 niños nacidos por niña, y la India, 1,12, mientras que la media mundial es de 1,07. La disponibilidad de técnicas de diagnóstico prenatal solo ha acentuado la tendencia, lo que significa que la brecha de género entre la población seguirá creciendo en los próximos años a medida que fallezcan las generaciones más equilibradas.

En un intento de romper esta tendencia, la India prohibió legalmente la determinación del sexo antes del nacimiento en 1994, medida que, sin embargo, ha sido criticada por ineficaz. A su vez, China relajó en 2013 su política un solo hijo, que ha sido uno de las principales causas del generocidio (aborto selectivo por razones de sexo).

En otros dos países de la región con una estructura de la población similar, Pakistán y Bangladés, se han producido cambios significativos en las últimas décadas. Pakistán, que era el más desequilibrado de los cuatro en 1961, ha mejorado bastante sus estadísticas, logrando una mayor equidad que China y la India. Bangladés, por su parte, también va aproximándose a una población equilibrada. Estas mejoras se pueden atribuir a un cambio en la cultura, de una que prefería a los hijos varones a una que valora igualmente a los niños y las niñas.

Trabajadores inmigrantes 

La Península Arábiga es una de las regiones con mayor desequilibrio de géneros a favor de los hombres. Así, menos de una cuarta parte de todas las personas que vivían en Catar en 2013 eran mujeres.

La explicación, según Quartz, es que estos países han atraído a una gran cantidad de trabajadores inmigrantes para las industrias tradicionalmente dominadas por los hombres, sobre todo con el crecimiento de la industria petrolera después de que los precios del crudo comenzaran a subir en la década de 1970.

Millones de hombres, en su mayoría del sur de Asia, llegaron a la Península Arábiga para trabajar, pero no se les permitió traer a sus cónyuges ni hijos, reza el artículo del portal.

Ecos de la guerra y del genocidio

El espacio postsoviético es una región que ha sido predominantemente femenina desde la Segunda Guerra Mundial, cuando muchos hombres soviéticos murieron en los combates, según explica el estudio del Centro de Investigación Pew. Por ejemplo, en 1950 solo había 76,6 hombres por cada 100 mujeres en el territorio de la Rusia actual.

Además de la guerra, la disolución de la Unión Soviética y la posterior crisis en el ámbito de la sanidad provocaron un aumento de la mortalidad, que afectó más a los hombres que a las mujeres.

Con el paso del tiempo, el efecto de la guerra ha disminuido, reduciéndose el desequilibrio de género, aunque la desproporción en Rusia sigue siendo alta, al igual que en otras naciones de la antigua URSS.

De la misma manera, tanto la guerra entre Irak e Irán en la década de 1980 como el genocidio en Ruanda en 1994 dejaron estos países con una población donde las mujeres predominan mucho más que antes. Aún más asombroso es el efecto de los asesinatos en masa perpetrados por los Jemeres Rojos en Camboya entre 1975 y 1978, cuando murió alrededor de una cuarta parte de toda la población del país.

Más estabilidad, más mujeres

Un dato curioso es que los países con un alto nivel de desarrollo y estabilidad tienden a tener más mujeres entre su población. Así, 13 de los 15 primeros países en el Índice de Desarrollo Humano (que mide la salud, la educación y la prosperidad) y 29 de los 31 'estados de la OCDE con ingresos altos' tienen un porcentaje de la población femenina por encima del 50 por ciento, siendo las únicas excepciones en ambos casos Islandia (49,66 por ciento de mujeres) y Noruega (49,93 por ciento), que tampoco están muy lejos de los demás.

En las últimas décadas, la mayoría de estos países han registrado una tendencia hacia una población más equilibrada. La brecha entre la esperanza de vida de los hombres y la de las mujeres se ha reducido, en gran parte debido a que sus ocupaciones y estilos de vida se han vuelto más similares. 

Los BRICS: tan parecidos y tan diferentes

Mientras que los países altamente desarrollados son bastante homogéneos en términos de género, las grandes economías emergentes de los BRICS muestran grandes diferencias. Pueden dividirse en tres grupos.

Como ya hemos visto, China y la India están fuertemente desequilibradas en favor de los hombres; Rusia, hacia las mujeres; mientras que Brasil y Sudáfrica se encuentran en el medio.

En Brasil, una creciente brecha en la esperanza de vida ha provocado un cambio en la estructura de la población: de casi perfectamente equilibrada a inclinarse a favor de las mujeres. Mientras que en 1960 la esperanza de vida de las mujeres era cuatro años mayor que la de los hombres, hoy esta diferencia es de siete años.

El sorprendente equilibrio de los países africanos 

Según los datos del Banco Mundial en 2013, la población de los países africanos es más equilibrada en términos de género que la de cualquier otro continente. Sin embargo, aunque a primera vista se parezcan a países como Suecia y Noruega, se trata del resultado de circunstancias distintas.

Así, la mayoría de los países africanos tiene una proporción de género al nacer que es muy diferente del promedio mundial: alrededor de 103 niños por cada 100 niñas. Sin embargo, factores como las características del clima, así como la desnutrición de las madres durante el embarazo, causan una mayor mortalidad entre los fetos masculinos.

Con el tiempo, esto debería provocar que las mujeres sobrepasaran en número a los hombres. No obstante, esto no sucede, porque la esperanza de vida de las mujeres en África no supera a la masculina tanto como en otros países.

EE.UU. y sus vecinos

Si analizamos las estadísticas de las cinco últimas décadas en América del Norte, destaca el cambio que se ha producido en México debido a la emigración masiva a EE.UU. Dado que son más hombres que mujeres los que abandonan el país, la proporción de mujeres en la población mexicana ha crecido de manera significativa.

Por su parte, tanto EE.UU. como Canadá han mostado un aumento en el porcentaje de mujeres en su población a partir de los años 1960, seguido de un ligero repunte hacia una población más equilibrada en los últimos años. 

Con todo esto, no es infrecuente oír hablar por parte de las mujeres (sobre todo, de las mujeres solteras) sobre el problema de "la escasez de varones". 

Pero, si hay más hombres que mujeres en el mundo, ¿por qué les da la sensación de que falten?

Según explica Alfred López, un columnista de 20minutos, el que haya varias mujeres por cada hombre no es más que un mito, aunque muy extendido, que proviene, en primer lugar, de la época medieval, cuando muchas poblaciones se quedaban sin hombres a consecuencia de las guerras.

Sin embargo, hay otra opinión al respecto, que quedó reflejada en un nuevo libro del periodista económico y escritor Jon Birger.

Tras oír las recurrentes quejas de mujeres exitosas, inteligentes, guapas y sin pareja, Birger se preguntó: "¿Por qué hay tantas mujeres fantásticas y solteras? ¿Dónde están todos los hombres fantásticos y solteros?"

Lejos de limitarse a reflexionar sobre el tema, el periodista utilizó su formación en economía, así como "una combinación de demografía, estadística, la teoría de juegos y el procesamiento de datos numéricos" para resumirlo en su libro 'Date-onomics': "El 'déficit de hombres' es real".

No obstante, en opinión de Birger, no se trata de una desproporción general, ya que el ratio de hombres y mujeres está equilibrado por naturaleza, sino de una brecha entre las mujeres y los hombres con estudios.


"Esto no es China o la India, donde tienen un desequilibrio de género a favor del hombre a causa de un gran número de cosas horribles. Aquí sí que hay hombres, pero no van a la universidad. El año pasado, alrededor de un 35 por ciento más de mujeres que hombres se graduaron en la universidad"
Jon Birger, periodista y escritor.

"El hecho de no estar dispuestas a tener en cuenta a los hombres de clase trabajadora afecta a las mujeres de una manera que no afecta a los hombres. Es totalmente injusto, y lo entiendo", señaló el escritor en una entrevista a 'VICE'.

En su análisis, Birger solo incluye datos de EE.UU. Sin embargo, si echamos un vistazo a otros estudios, veremos que se podría llegar a una conclusión parecida en el caso de numerosas partes del mundo. 

Una de estas investigaciones es la de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que ha analizado datos sobre la preparación académica de sus 34 países miembros además de otras naciones como Brasil, Rusia, Argentina, China, Colombia, la India, Indonesia, Letonia, Arabia Saudita y Sudáfrica.

En su informe, la organización destaca que entre los jóvenes de 25 a 34 años de edad hay más mujeres con estudios superiores (88 por ciento frente a 79 por ciento). Al mismo tiempo, según el documento, hay más hombres que trabajan, mientras que muchas mujeres están en paro.

De los países analizados, solo en México y Turquía la proporción de hombres con estudios superiores supera a la de las mujeres.

Pero si por el momento, los hombres parecen estar ganando la 'batalla de los sexos' en cuanto a su número, algunos expertos advierten que con el tiempo, la situación podría cambiar.

En este sentido, la científica australiana Jenny Graves advierte de que el cromosoma responsable de los genes masculinos está en proceso de destrucción, lo que significa que la extinción de los hombres "ya puede estar en marcha".

Sin embargo, según la científica, la buena noticia es que el proceso de extinción completa del hombre como especie tardará unos cinco millones de años más en completarse. 

______________________________________

En la elaboración de este artículo se han utilizado los archivos multimedia de RT y  Reuters.
Redactado por María Lekant 
Diseño de Iván Sérbinov

Últimas noticias