Sociedad

El misterio resuelto que no se resolvió: dudan de la identificación de Jack el Destripador

Publicado:
El emigrante polaco Aaron Kosminski, declarado recientemente el verdadero Jack el Destripador, no lo fue, asegura un experto en el famoso asesino.
El misterio resuelto que no se resolvió: dudan de la identificación de Jack el Destripador
Hace unos días un detective aficionado Jari Louhelainen anunció que había identificado a uno de los asesinos más famosos del mundo. Louhelainen analizó el ADN encontrado en un chal que presuntamente pertenecía a Catherine Eddowes, una de las cinco víctimas del carnicero. El chal fue hallado al lado del cuerpo de Eddowes y lo guardó un policía. El chal nunca fue lavado en más de 100 años, lo que permitió a Louhelainen analizar los restos de ADN que había en él. 

Sin embargo, el experto en Jack el Destripador Donald Rumbelow, que ha escrito varios libros sobre el asesino, duda que Aaron Kosminski, identificado por Louhelainen como el verdadero asesino, lo fuera. El experto señala que el chal no está en la lista de los objetos encontrados en el lugar del asesinato de Eddowes. "La lista de dos páginas que describe las pertenencias de la víctima no menciona ningún chal", dijo Rumbelow.

Además, el chal en cuestión no provenía de un agente de la Policía de la ciudad de Londres, la unidad que investigó los asesinatos de Destripador, sino de un agente de la Policía metropolitana de Londres, otra unidad que no tenía relación con el caso. 

"No creo que el chal perteneciera realmente a Eddowes", dijo el experto. Además, aunque la prenda nunca fue lavada, la tocaron demasiadas personas para que un análisis de la ADN sea fiable, añadió al diario 'The Mirror'.

Cuando el ADN se equivoca 

Rumbelow no ha sido el único en recordar que los resultados de las pruebas de ADN pueden ser equívocos. Sophie Warnes, de 'The Mirror', recopiló varios casos en los que los análisis erraron pese a que los objetos de la investigación eran mucho más modernos que un chal de 100 años. En 2000 un hombre abandonó a su hija cuando un test indicó que no era su padre. Sin embargo, otro análisis confirmó la paternidad. "Donde hay humanos, hay posibilidad de error", dijo el forense Allan Jamieson a 'The Telegraph'. 

Los análisis pueden fallar si el ADN está contaminado, algo que es muy fácil que suceda. Basta con tocar la prueba sin guantes, como ha podido ocurrir en muchas ocasiones en más de 100 años, señala Warnes. Además, el análisis de una muestra de ADN que ha sido expuesta a la luz, la lluvia, el calor o el oxígeno no puede garantizar resultados fiables. 
RT