Sociedad

La mortalidad infantil en Irak aumenta tras los bombardeos de EE. UU.

Publicado:
La población de Irak sigue sufriendo graves consecuencias de las ofensivas estadounidenses de hace algunos años. Muchos de los habitantes de la ciudad iraquí de Fallujah son víctimas de esa agresión militar y luchan duramente para sobrevivir.
La mortalidad infantil en Irak aumenta tras los bombardeos de EE. UU.

La población de Irak sigue sufriendo graves consecuencias de las ofensivas estadounidenses de hace algunos años. Muchos de los habitantes de la ciudad iraquí de Fallujah son víctimas de esa agresión militar y luchan duramente para sobrevivir.

Uno de ellos es el joven Malik, que está luchando contra el cáncer que le devora la cabeza y el estómago después de que le hiriera una bomba. Al poco tiempo, su padre perdió una pierna en un ataque y la familia se quedó sin fuente de ingresos. “Usaron contra nosotros todo tipo de armas. Estamos contaminados, a veces me cuesta incluso respirar”, dice Musa Khudhir, padre del chico.

Los estadounidenses bombardearon la ciudad hace seis años en respuesta al asesinato de cuatro empleados de la compañía de seguridad Blackwater. Un informe muestra que ocho meses después, el número de casos de cáncer y leucemia junto al nivel de la mortalidad infantil en la región aumentó considerablemente.

En los últimos años, cientos de niños malformados nacieron en el hospital de la ciudad. Los doctores los llaman “los niños del fósforo blanco”. “Entre finales de la década de los 90 y el año 2003 atendíamos a pacientes con disfunciones del sistema nervioso tres veces al año. Ahora nos llegan tres veces a la semana”, indica Samira Al-Ani, pediatra del hospital general de Fallujah.

Cada vez más doctores echan la culpa a EE. UU. “Las operaciones militares contaminaron el medio ambiente. EE. UU. y el Reino Unido reconocen haber recurrido a armamentos prohibidos”, señala la defensora de los derechos humanos Iman Kyarkas Salim Al Mahmadi.

El doctor Abdu Al-Falluji también ha vivido una tragedia personal a causa de estas armas. Su hijo de 20 años murió de cáncer el año pasado. “En su mayoría, los padres dejan a sus bebés en el hospital. Les asusta el aspecto que tienen. Estos bebés no sobreviven”, lamenta el doctor. El mundo no sabe nada de la muerte de estos pequeños. La ciudad está aislada del país y pocos saben qué se oculta detrás de la aparente tranquilidad que reina en sus calles.

RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7