X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/5Oz

Un ermitaño del siglo XXI sobrevive en mitad de un bosque cercano a Moscú

Publicado: 15 ene 2011 17:27 GMT

Parece un triste cuento, pero es real. Un ciudadano ruso perdió todo sin causas evidentes y se convirtió en un ermitaño. Se quedó sin hogar y sin pasaporte, pero encontró fuerzas para seguir adelante. Sobrevive gracias a sus propias fuerzas y a la ayuda que recibe a través de Internet.

Un ermitaño del siglo XXI sobrevive en mitad de un bosque cercano a Moscúwww.webpark.ru
Síguenos en Facebook

Parece un triste cuento, pero es real. Un ciudadano ruso perdió todo sin causas evidentes y se convirtió en un ermitaño. Se quedó sin hogar y sin pasaporte, pero encontró fuerzas para seguir adelante. Sobrevive gracias a sus propias fuerzas y a la ayuda que recibe a través de Internet.

A tan sólo 40 kilómetros de distancia de Moscú, en medio de un bosque hoy cubierto por la nieve, se encuentra la casa de Víctor Borísov, quien desde su soledad ha escrito a través de un teléfono celular una carta en Internet solicitando ayuda y narrando su historia.

Víctor Borisov nació el 1971, su padre murió cuando él tenía tan sólo 7 años. Después del trágico suceso su madre y él fueron expulsados de su ciudad natal, Petropávlovsk-Kamchatski, situada en el este de Rusia. Más tarde lo separaron de su madre. Sin embargo, él no recuerda los motivos de este destierro o las causas de la muerte de su padre.

“Hasta los 7 años viví con mi madre. Luego nos separaron sin razones y nos quitaron nuestra casa, y de ahí fui enviado a un orfanato. Siempre me escapaba para buscar a mi mamá. Me encontraban y luego me golpeaban. Cuando terminé la escuela decidí irme”, narra su triste historia Víctor.

Víctor recorrió un largo y duro camino en búsca de su progenitora. Estuvo en varias ciudades hasta que logró dar con ella, pero la relación ya no era la misma.

“Para cada huérfano la madre significa algo sagrado. Claro que sin pensarlo me fui a Balabánovo, donde ella estaba. Mi mamá me envió dinero para el billete y viajé. Pero no logramos llevarnos bien, ella era otra persona. Y desde ese momento comenzaron mis problemas. No tenía nada: ni casa, ni amigos”, asegura Víctor.

Después de recorrer diferentes lugares tratando de establecerse, en 2003 le vino el peor de los golpes.

“En 2003 unos policías me quitaron el pasaporte. Demandé a diferentes organizaciones estatales, sin resultados. Más tarde, cuando quise comprobar mi residencia, supe que mi mamá me había registrado en su apartamento en Balabánovo, pero después de su muerte la casa fue vendida y yo no lo sabía”, señala.

Víctor vive en el bosque desde hace dos años. Su teléfono celular es el único medio de comunicación con el mundo exterior y de forma sorprendente logró crear una página web con él donde cuenta su historia. Recarga el móvil con el generador que hizo con una vieja bicicleta, el mismo que además utiliza para producir electricidad.

En su casa, que parece más bien una tienda de campaña, todo está muy ordenado. Tiene dos hornos, uno dentro y otro al aire libre para preparar comida y calentarse, ambos hechos con sus propias manos. Sueña con comprarse una sierra eléctrica para abastecerse de leña durante el invierno.

Las cosas que posee son regalos de personas de lugares cercanos y de algunos internautas que leyeron su historia en la red, o de labores que realiza de forma esporádica por algo de dinero.

Muchas personas lo han ayudado, pero a él le cuesta ser objeto de esa solidaridad y reconoce que desea vivir en soledad y ganarse por sí mismo los utensilios y muebles que adquiere.

“Le ofrecimos a Víctor una casa en la provincia de Riazán”,  cuenta Liubov Lukiná, una mujer que quería ayudarle. En la casa había “calefacción, electricidad y un cuarto separado para él. A cambio le pedimos traer agua del pozo para una señora que vive allá. Víctor lo aceptó. Pero sólo tres semanas después, se fue”, continúa ella. “Tenemos que respetarlo y ayudarlo. Tenemos que entender que una persona sin documentos no va a conseguir nada en esta vida”, agrega Liubov.

Víktor esta cansado de no encontrar una solución a su situación. Tras haber subsistido en las condiciones más extremas, no sueña con grandes lujos. Sus únicos deseos son recuperar su identidad en la sociedad y encontrar un lugar por su propia cuenta para vivir más tranquilo.

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias