X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/7Aj

Un miembro de las SS continúa sin ser condenado por algunos de sus crímenes

Publicado: 29 jun 2011 16:20 GMT

Algunos exmiembros del Ejército de Hitler todavía no han recibido el castigo por sus crímenes cometidos hace más de 60 años. Así, un antiguo miembro de las SS, el holandés Klaas Carel Faber, conocido bajo el apodo de ‘Carnicero de Westerbroek’, permanece hasta el día de hoy sin haber sido condena

Síguenos en Facebook

Algunos exmiembros del Ejército de Hitler todavía no han recibido el castigo por sus crímenes cometidos hace más de 60 años. Así, un antiguo miembro de las SS, el holandés Klaas Carel Faber, conocido bajo el apodo de ‘Carnicero de Westerbroek’, permanece hasta el día de hoy sin haber sido condenado por algunos de los asesinatos y torturas cometidos durante la Segunda Guerra Mundial.

La familia del investigador de crímenes de guerra Arnold Karsken fue asesinada durante la guerra por Faber. Hace cuatro años ambos se encontraron frente a frente y Karsken le preguntó si tenía, por lo menos, algún remordimiento. Faber respondió con mofas y burlas. Ahora el antiguo integrante del Ejército de Hitler debido a su débil estado de salud ya no puede salir de su casa, estando su final cerca. Mientras los descendientes de las víctimas, martirizadas por el ex oficial nazi, creen que la Justicia debe prevalecer antes de que sea tarde.

“Preguntan para qué encarcelarle si ya tiene 89 años. Sus víctimas nunca vivieron tanto. Él nunca sintió lástima por ellas. Si no le encerramos antes de que muera, el caso permanecerá para siempre como una oscura nube suspendida sobre Alemania. Ya es hora de poner al último cruel nazi, dónde debe estar”, dice Arnold Karsken.

Klaas Carel Faber ingresó en las filas de las temidas SS por su propia voluntad. Y existen evidencias registradas de que torturaba a sus víctimas, antes de ejecutarlas en el campo de concentración de Westerbroek, ubicado en los Países Bajos. “Él sistemáticamente se llevaba a la gente por la noche. Les forzaba a cavar sus propias tumbas, y después él mismo formaba parte del pelotón de fusilamiento, siendo quien ordenaba disparar a los indefensos prisioneros”, cuenta Monique Brink, miembro del centro de resistencia a guerra.

Después de la guerra un Tribunal holandés sentenció a prisión a Faber al encontrarle culpable de la acusación de 22 asesinatos. Pero se sospecha que pudo haber cometido muchos más. En 1952 escapó a Alemania dónde encontró libertad y una nueva ciudadanía. Los Países Bajos solicitaban de manera insistente que Berlín volviera a ejecutar su sentencia. Sin embrago, el Estado germano tiene por norma no extraditar a sus ciudadanos, sin importar cuanto culpable sean. Este hombre postuló para que Faber pudiera ser libre, aún detestando tal decisión.

“Soy fiscal y a los fiscales no les gustan los criminales. No creo que haya alguna distinción si el criminal es alemán u holandés por su nacionalidad, los criminales son criminales”, dice el fiscal Alfons Obermeier. Los expertos e investigadores coinciden en que este caso es de una claridad absoluta y que la imparcialidad de las autoridades alemanes está fuera de cualquier cuestión.

El mes pasado Alemania declaró culpable a John Demyanuk, un ciudadano estadounidense de procedencia ucraniana, por crímenes de guerra y colaboración con los nazis siendo su caso mucho menos evidente. Una circunstancia que no pudo pasar inadvertida por Karsken. “Demianuk es de Ucrania, por eso Alemania no vacila en contra de patearle, pero en cuanto a los alemanes, aún a Faber a quien denominan súbdito alemán, ellos son muy, muy cautelosos”, dice el investigador.

Los holandeses desarrollan en la actualidad una campaña para que el ex oficial nazi acabe tras las rejas, como dictamina la sentencia. Esta semana, han compuesto una petición que demanda que cumpla su condena en Alemania. Buscando también nuevos apoyos internacionales a su causa. Los activistas creen que las posibilidades de que el llamado “Carnicero de Westerbroek”, vaya finalmente a prisión se agotan con cada día. Quizás, el punto final sea el puesto por la Corte de Baviera la cual anunciará su dictamen a lo largo de este mes.

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias