s

Éxodo latinoamericano del campo a la ciudad: un intento de sobrevivir

Publicado: 5 mar 2011 | 10:41 GMT Última actualización: 5 mar 2011 | 9:18 GMT

La población rural latinoamericana sigue migrando a las ciudades para intentar sobrevivir. Las zonas rurales se despueblan y las ciudades ven colmada su capacidad. Según datos de la ONU, hoy en día un 80% de los latinoamericanos reside en ciudades. Hace 40 años el porcentaje era mucho más bajo: s

La población rural latinoamericana sigue migrando a las ciudades para intentar sobrevivir. Las zonas rurales se despueblan y las ciudades ven colmada su capacidad. Según datos de la ONU, hoy en día un 80% de los latinoamericanos reside en ciudades. Hace 40 años el porcentaje era mucho más bajo: solo el 57%.

Según el último censo nacional en Argentina, por ejemplo, el 30% de los habitantes está en Buenos Aires, que constituye el 0,3% del territorio del país.

Gabriela Agosto, directora ejecutiva de la asociación Observatorio Social, comenta: "Las ciudades, por supuesto, otorgan mayores beneficios en términos de ofertas de servicio y también de empleo. El campo, por la tecnificación y por los procesos tecnológicos que se están dando, expulsa a la gente".

Con la esperanza de mejorar sus posibilidades económicas, millones de personas prefieren sacrificar la vida en la naturaleza para mudarse a barrios pobres de una ciudad grande, muchas veces en condiciones de hacinamiento.

Mariela Meza, de 33 años, nació y tuvo sus cuatro hijos en una región selvática tropical de la Argentina en la provincia de Misiones. Pero las posibilidades laborales allí eran escasas. La situación económica de la familia se estaba tornando cada vez más difícil, por eso Mariela optó por cambiar la vida en medio de un paisaje de naturaleza exuberante por las luces de la ciudad y fue a Buenos Aires.

Sin embargo, comenta que para sus hijos no fue nada fácil acostumbrarse a su nueva vida. En su casa natal se sentían mucho más libres: "Se levantaban, iban al arroyo a jugar. Donde vivíamos era grande, teníamos un arroyo en el patio. Los chicos eran libres, tenían sus animales, eran dueños de su propia vida". Una vez en la ciudad, en cambio, "eran como animalitos, como monitos de la selva, y se colgaban por todos lados. Uno (...) se abrió la mano de lado a lado con un vidrio y tuvimos que llevarlo al hospital...".

Mariela admite que echa de menos su vida rural. "La verdad es que siempre se quiere volver... Siempre se quiere volver, irse a Misiones, pero bueno, no hay trabajo. Acá, de una forma u otra, los chicos comen todos los días".

Los sociólogos comentan que la migración del campo a la ciudad es parte de otro fenómeno mundial: el de millones de personas que buscan desesperadamente emigrar hacia los países más desarrollados. Definen la situación actual como "una sociedad en permanente movimiento".

Gabriela Agosto acentúa que "la globalización hace tan compleja la dinámica de las poblaciones, que no sabemos dónde va a terminar este proceso. Hay una ida del campo a la ciudad, tal vez primero a la ciudad más cercana, que puede ser la capital de provincia, y después a la capital del país. Y finalmente hay una migración internacional. No son tan claros los procesos migratorios nacionales e internacionales".

Comentarios Normas para comentar

Abstéganse de usar comentarios insultantes, difamatorios o que no vayan de acuerdo al tema. Evite el uso de palabras malsonantes. Queremos que nuestro sitio web tenga un elevado nivel de discusión entre sus usuarios y que todos puedan expresar su opinión dentro del marco del respeto.

  • Comentarios con Facebook ()
  • Comentarios con RT (  )

¿Qué consecuencias tendrá la reforma migratoria de Obama para EE.UU.?

sepa más »
 

Lea también

Últimas noticias