s

La Luna, el mejor proveedor de energía solar

Publicado: 9 jun 2010 | 19:08 GMT Última actualización: 9 jun 2010 | 19:08 GMT

La corporación japonesa Shimizu presentó un plan para ceñir al satélite terrestre con una cinta de paneles fotovoltaicos de 11 mil kilómetros de largo y 400 kilómetros de ancho. Según afirman en la compañía, la energía recolectada sobraría para todos en la Tierra.

La corporación japonesa Shimizu presentó un plan para ceñir al satélite terrestre con una cinta de paneles fotovoltaicos de 11 mil kilómetros de largo y 400 kilómetros de ancho. Según afirman en la compañía, la energía recolectada sobraría para todos en la Tierra.

Aquí es bastante difícil edificar una construcción así, en la Luna con las tecnologías que tenemos parece algo imposible. Sin embargo, los ingenieros japoneses insisten en desplegar placas solares precisamente en la Luna.

Su idea fue bautizada como “Luna Ring” (Anillo de la Luna). La energía, recolectada por paneles fotovoltaicos alrededor del ecuador del cuerpo celeste, y proyectada a la Tierra, podría ser accesible en cualquier lugar de nuestro planeta. Esta fuente de energía, prácticamente inagotable, ayudaría a cumplir el sueño de la humanidad de una sociedad floreciente que, sin embargo, no contamina el medioambiente con emanaciones nocivas.


La franja de paneles tiene que ser instalada en el ecuador del satélite para que la mayor parte de ella siempre esté orientada a la luz del Sol —y los rayos en esta zona son prácticamente verticales— lo que asegura la eficiencia de la instalación. La energía sería irradiada a la Tierra con la ayuda de gigantescas antenas de ondas electromagnéticas, de 20 kilómetros de diámetro, así como de potentes láseres. Para que la electricidad enviada desde el espacio no haga daño y no se pierda, los sistemas de recepción serían equipados por radiofaros que ayudarán a los rayos energéticos a dar en el blanco.


1. Campos de paneles solares 2.Cable para la transmisión de la energía entre partes del anillo 3.Antena microondas 4.Láser para la transmisión de la energía a la Tierra 5.Ferrocarril alrededor de todo el ecuador, que sirve para transportar equipos y materiales 6.Planta automática móvil que produce paneles solares.

Los opositores de esta idea opinan que es más barato y fácil colocar los paneles solares en un desierto, por ejemplo en el Sahara. El costo del proyecto sería inmenso, pero enviar los materiales y montar complejos fotovoltaicos en la Luna es aún más caro.

Pero los ingenieros japoneses defienden su proyecto con dos argumentos de peso. La instalación de paneles fotovoltaicos en la Luna podrá producir energía las veinticuatro horas e independientemente del tiempo atmosférico.

El primer proyecto de una plataforma orbital energética que transmita electricidad a la Tierra está programado para el año 2015. No es asombroso que este proyecto también sea japonés.

Pero lo más interesante es que, según los autores de la idea, no haría falta transportar prácticamente nada a la Luna. Ya los experimentos han probado que del regolito —el suelo lunar— se puede obtener oxígeno, vidrio y materiales cerámicos, así como materiales parecidos al cemento e incluso “ladrillos lunares” (este experimento fue llevado a cabo en 2009 por científicos estadounidenses).

Así, se podrían producir paneles solares de ese abundante material. Lo que falta es construir robots que procesen el regolito y avancen dejando atrás kilómetros cuadrados de campos fotovoltaicos. La idea ya fue planteada también por los estadounidenses, que hace unos cinco años soñaban con volver a la Luna e instalarse allí.


Con esto, la compañía Shimizu no es la primera en pensar en obras de gran escala llevadas a cabo por grandes ejércitos de robots en la Luna. Los japoneses, por primer vez, decidieron que algún día estas tecnologías podrían cambiar la imagen de todo el planeta.

Claro está que esta idea parece descabellada, por otro lado, la ilusión japonesa está basada en tecnologías ya probadas. Con todo, puede ser que para el momento de dar vida al proyecto de paneles solares, la compañía Shimizu ofrezca alguna otra idea aún más revolucionaria, pues ya ha presentado proyectos de un hotel lunar y de una ciudad flotante autosostenible, entre otros.


Es un buen ejemplo del pensamiento revolucionario que nos depara el futuro.

Comentarios Normas para comentar

Abstéganse de usar comentarios insultantes, difamatorios o que no vayan de acuerdo al tema. Evite el uso de palabras malsonantes. Queremos que nuestro sitio web tenga un elevado nivel de discusión entre sus usuarios y que todos puedan expresar su opinión dentro del marco del respeto.

  • Comentarios con Facebook ()
  • Comentarios con RT (  )

¿Qué pretende EE.UU. y la UE sancionando a Rusia?

sepa más »
 

Lea también

Últimas noticias