Programas

"Soy un inmigrante en este país, pero soy ruso y es mi hogar": El británico que se convirtió en granjero ruso

Publicado:
A principios de los años 1990, cuando el sueño de muchos rusos era abandonar un país que pasaba por serias dificultades, John Kopiski, un exitoso hombre de negocios inglés, decidió recorrer el camino inverso y mudarse a Rusia para siempre. Lo suyo fue un flechazo: la gente, la cultura, la religiosidad... no hay nada de Rusia que no le guste y con lo que no se identifique. Ahora es propietario de una enorme granja y trata de transmitir a sus hijos sus valores y su lealtad a su patria adoptiva.

En diciembre de 1991, un viaje de negocios llevó a John Kopiski, un exitoso emprendedor británico, a permanecer tres días en Rusia, donde, tras la disolución de la Unión Soviética, las largas filas delante de las tiendas por aquel entonces eran una escena cotidiana.

Y pesar de haber llegado sin esperar gran cosa del viaje, esa corta estadía fue suficiente para que el hombre decidiera quedarse para siempre. Una decisión que lo llevó a conocer a Nina Kuzmichova, su actual esposa, con quien tuvo cinco hijos.

Hoy en día, Kopiski posee una de las granjas más grandes del país euroasiático, con más de 4.000 vacas que producen unas 50 toneladas de leche al día.

"Soy adicto al trabajo. Me levanto a las cinco de la mañana y me acuesto a la una. Me desvivo por este negocio", confiesa el granjero, que en 1997 obtuvo la ciudadanía de su nueva patria adoptiva y se define a sí mismo como "ruso".

Ya hace tiempo que, para referirse a Rusia, John usa expresiones como "nuestro pueblo" y "mi país". Rara vez visita el Reino Unido. Allí pronto se aburre, y además, la relación que tiene con su familia británica no es fácil.

"¿Cómo explicar el amor? He visitado 82 países. He vivido en doce, pero cuando vine aquí, en solo tres días me sentí como en casa. Me encanta el frío. Me gusta su cultura. Me gusta su historia. Me gusta todo", cuenta Kopiski. "Rusia me ha regalado también una larga vida. Tengo cuanto quiero. Mi único sueño es que mis hijos hallen la felicidad en las mismas cosas que yo", resume.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

Covid19