Programas

Jon Ruiz, empresario español: "Ya vamos tarde creando un Ministerio del Cannabis en Colombia"

Publicado:
"Cuando le mencionas la palabra cannabis el regulador piensa en el mercado del porro", lamenta el empresario español Jon Ruiz, que dirige la primera compañía en obtener licencia para cultivar cannabis medicinal en Colombia. ¿Por qué el costo de producción de la planta en el país es bajo? ¿A quién hay que educar sobre el uso del cannabis si no es a la población? ¿Cuál es su potencial además de aliviar el dolor? Véalo en 'Entrevista', de RT.

El economista Jon Ruiz, nombrado en el año 2014 como uno de los 100 españoles más influyentes en el extranjero, lidera la primera compañía colombiana que ha obtenido una licenciada para el procesamiento del cannabis como medicina natural.

Este empresario llegó a Colombia en 2006. "Yo trabajaba en Unilevel y tuve la suerte o la desgracia de tener un cáncer del que sobreviví, pero que me abrió los ojos a la necesidad de ver mundo, después de haber tenido esa experiencia", cuenta sobre su llegada al país latinoamericano, en el que se nacionalizó y del que se enamoró.

Tras cinco años trabajando para Philip Morris, decidió dar un vuelco en su carrera y comenzó a dirigir la casa editorial El Tiempo, uno de los grupos mediáticos más importantes de Colombia: "Eso me hizo reinventarme profesionalmente, porque tuve que empezar de cero en una industria de la que no conocía absolutamente nada".

"Un marzo regulatorio adecuado, además de tener un impacto positivo en la población, tiene un impacto fenomenal en la economía"

Ahora se encuentra al frente de una compañía que explota el cannabis para fines medicinales. Ruiz explica que la flor de esta planta necesita una estabilidad de luz y que países que se encuentran en la franja del Ecuador, como Colombia, tienen una ventaja competitiva en ese aspecto, lo que permite "que el uso de energía eléctrica sea más bajo y, por tanto, el coste de producción mucho más barato".

La importancia de la pedagogía

Este empresario apuesta de manera decidida por la pedagogía. Así, relata cómo esta industria es muy parecida a la farmacéutica, donde se necesitan controles de calidad, ensayos médicos e investigación: "Es un producto muy similar a cualquier otro medicamento que nos prescriba un médico", dice.

Además, aboga por crear el marco regulatorio adecuado, que pasa por hacer entender a los reguladores que "además de tener un impacto positivo en la población, tiene un impacto fenomenal en la economía": "El regulador parte de que esto ha estado prohibido en los últimos 40 años y, por tanto, hay que empezar a deshacer muchísimas leyes que van en contra, al mismo tiempo que se educa a la población sobre lo que antes nos decían que era malo y ahora resulta que bien utilizado es muy bueno", explica.

Ruiz cuenta cómo todo comenzó en 2015, cuando el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos utilizó la Ley 30, del año 86, que ya creaba un marco regulatorio para el uso medicinal de todas las drogas. Entonces se empezó a crear un marco de licencias, de cultivo, de manufactura, de exportación, con tres Ministerios involucrados: el de Salud, para el procesamiento; el de Justicia, para el cultivo; y el de Agricultura, para la certificación y registro de semillas. "En 2015 empezó este proceso, en el 2017 se actualizó la ley del 86 y se empezaron a conceder licencias", resume.

Una alternativa para Colombia

El economista sostiene que la legalización del cannabis para uso medicinal podría ser una respuesta para acabar con los problemas de violencia del país: "Primero, porque los resultados de la estrategia actual al menos son discutibles o cuestionables", reflexiona. Además, afirma que esta industria tiene el potencial de "generar miles de empleos sostenibles en zonas donde precisamente había mucho conflicto por una falta de futuro y de inversión productiva que generase un empleo sostenible".

"La industria farmacéutica va a querer entrar, no le va a quedar otra alternativa que unirse o de alguna forma poner todas las trabas del mundo para que los productos finales no lleguen a competir con los suyos en las farmacias"

En este sentido, hace referencia a un estudio reciente avalado por tres exministros de diferentes Gobiernos colombianos que estima que "esta industria en los próximos años en Colombia podría llegar a generar más de 70.000 empleos en zonas rurales de una manera sostenible, empleos formales, donde se paga el 100 % de las cargas fiscales", narra este vasco nacionalizado colombiano.

Asimismo, también hace hincapié en que el 90 % del cannabis que se cultive será no psicoactivo, "nada que ver con el ideario del porro", dice.

Amenaza para la industria farmacéutica

"La industria farmacéutica va a querer entrar, no le va a quedar otra alternativa que unirse o de alguna forma poner todas las trabas del mundo para que los productos finales no lleguen a competir con los suyos en las farmacias", afirma Ruiz, que, además, agrega: "Ese es nuestro objetivo y ese va a ser el caso".

Ruiz opina que esta industria emergente "es una amenaza para las líneas de negocio más rentables para las farmacéuticas", en referencia, sobre todo, a los medicamentos para el tratamiento del dolor. "Yo creo que en una primera etapa se van a oponer", agrega, aunque opina que finalmente "a las grandes farmacéuticas no les va a quedar otro remedio que entrar, probablemente con el objetivo de desarrollar un producto sintético". Así, Ruiz tiene claro que el cannabis "es una amenaza más barata y que no tiene efectos secundarios".

Además, cuenta que, según una reciente encuesta, más del 80 % de los colombianos saben que el cannabis mitiga el dolor y apoya su uso medicinal, por lo que "la gente ya está educada" y ahora "a quien hay que educar sobre el uso del cannabis es a los reguladores y a la comunidad médica".

"El cannabis no solo tiene potencial para aliviar el dolor, sino también para crear empleo en zonas rurales de Colombia. Esta es la oportunidad de la década. Ya vamos tarde creando un Ministerio del Cannabis", apunta Ruiz.

Para conocer el análisis de esta industria, las ventajas competitivas de Colombia y el resto de ideas que apunta este experto en el mercado incipiente del cannabis medicinal, les invitamos a ver la entrevista completa.