s

Una mujer pierde sus nalgas, piernas y brazos por inyectarse silicona industrial

Publicado: 29 may 2013 | 0:15 GMT Última actualización: 29 may 2013 | 1:07 GMT

Dolor, infección, gangrena y amputación, esas fueron las consecuencias que tuvo que soportar Apryl Michelle Brown de 46 años de EE.UU. Ella sólo quería aumentar el volumen de sus nalgas y eso la impulsó a comprar silicona en el mercado negro.

La mujer, madre de dos hijas, trabajaba como peluquera y un día en 2004 una de sus clientas contó de lugares donde inyectaban silicona muy barata. Brown, que desde su juventud sufría mucho por su 'trasero de tabla', soñaba con unas nalgas grandes. "En una fracción de segundo tomé la decisión de que iba a ir donde esta mujer y dejarle inyectar silicona en mi trasero", dice la estadounidense.

Pagó 1.000 de dólares por dos inyecciones, que fueron aplicadas en una casa, no en un hospital. "Yo no hice ninguna investigación. Una combinación de ingenuidad, confianza fuera de lugar y la inseguridad me llevaron a tomar esta decisión desastrosa", explica la mujer.

Resultó ser que el líquido inyectado no era silicona para uso estético, sino sellador de baño o silicona industrial.

En una fracción de segundo tomé la decisión de que iba a ir donde esta mujer y dejarle inyectar silicona en mi trasero"
Los dos años siguientes la zona inyectada se puso dura con la piel ennegrecida. "Entendía que algo no estaba bien. Pero la vergüenza me detuvo a buscar ayuda médica. Entonces comenzó un dolor punzante. Tuve que decirle a mi médico lo que hice. Estaba tan avergonzada", cuenta Brown. Pasó los siguientes cuatro años en constante dolor. Dos cirujanos le dijeron que era demasiado peligroso quitar esa silicona.

En 2011 apareció un agujero en su trasero, posiblemente, por una infección. Los médicos la pusieron en coma inducido por dos meses y amputaron las nalgas.

"Me salvaron, pero se desarrolló una gangrena en mis manos y pies. Mis manos parecían las de una persona muerta. Supe entonces que iba a perderlas", dice Brown. Sus piernas y brazos fueron amputados.

"Lloré un mar de lágrimas. Tuve que enfrentar el hecho de que perdí mis manos, los pies y las nalgas debido a las complicaciones de las inyecciones en mi trasero. Me sentí abrumada por la vergüenza y la culpa ... todo porque quería una parte inferior más grande", cuenta la mujer.

Hoy se dedica al triatlón y a contar la historia de su vida: "Quiero advertir a los demás de los peligros de la cirugía en el mercado negro. Nacimos completos, perfectos e íntegros".

Comentarios Normas para comentar

Abstéganse de usar comentarios insultantes, difamatorios o que no vayan de acuerdo al tema. Evite el uso de palabras malsonantes. Queremos que nuestro sitio web tenga un elevado nivel de discusión entre sus usuarios y que todos puedan expresar su opinión dentro del marco del respeto.

  • Comentarios con Facebook ()
  • Comentarios con RT (  )

¿Cuál cree que será la principal consecuencia del reconocimiento del Estado de Palestina por parte de Suecia?

sepa más »
 

Lea también

Últimas noticias