X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/49n6

Carta oficial sobre la investigación de MH17 de Oleg Storchevói, alto cargo de la aviación rusa

Publicado: 9 feb 2016 11:57 GMT | Última actualización: 9 feb 2016 12:01 GMT

El vicepresidente de Rosaviatsia responde a la solicitud de los familiares de las víctimas del MH17, que pidieron a Rusia que esclarezca la situación con los datos de los que dispone.

Reuters / Michael Kooren
Síguenos en Facebook

Estimados Sres.:

Ante todo, me gustaría expresar de nuevo mi más sentido pésame en relación con la terrible tragedia en la que perdieron a sus seres queridos.

Como saben, Rosaviátsiya fue representante oficial de la Federación de Rusia en la investigación técnica de las circunstancias del siniestro del Boeing malayo sobre el territorio de Ucrania. A este respecto, aprovechamos la ocasión para responder a su solicitud ante el presidente de Rusia de aclarar la situación con los datos primarios de la radiolocalización presentados por la parte rusa.    

Ante todo, nos gustaría insistir una vez más en que Rusia está sumamente interesada en descubrir las verdaderas causas del incidente y que, tanto en el curso de la investigación técnica como después de su finalización oficial, sigue usando todos los medios de los que dispone para esclarecer la verdad.

En cuanto a los datos primarios de radiolocalización presentados por la parte rusa, declaramos oficialmente que ya en agosto del 2014, justo después de la tragedia, la parte rusa presentó ante el Consejo de Seguridad de los Países Bajos (CSPB) todos los datos de la radiolocalización primaria que se captaron del vuelo MH17. No propusimos ni impusimos ninguna condición ni limitación respecto al uso futuro o divulgación de esos datos, de las conversaciones telefónicas o de cualquier otra información solicitada por el CSPB. Es más, Rusia aún conserva esos datos y está dispuesta a volverlos a presentar ante los órganos autorizados.

Para concretar, cabe señalar que los datos primarios de radiolocalización fueron presentados al CSPB en formato de grabación de vídeo realizada desde la pantalla del tráfico aéreo del controlador ruso. Nos gustaría aclarar que estos datos están almacenados únicamente en formato de vídeo, lo cual no va en contra de los estándares establecidos por la Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI). Aun así, en el informe final del CSPB no se establece que este hecho haya influido en las conclusiones acerca de las circunstancias y causas de la catástrofe del vuelo MH17.

Además, consideramos necesario señalar que la catástrofe ocurrió fuera del espacio aéreo de la Federación de Rusia y que el avión no estaba en la zona de control de los controladores rusos. El interés hacia los datos de radiolocalización rusos surgió debido a que las características de nuestras estaciones de radiolocalización ubicadas cerca de Rostov del Don permitieron captar el vuelo MH17. Asimismo, como se supo con posterioridad, los datos primarios de radiolocalización solamente se pudieron obtener desde las estaciones rusas, ya que en los sistemas de control del tráfico aéreo ucranianos, por razones que desconocemos, no funcionaba el modo de radiolocalización, a pesar de que no había medios de reserva para garantizar la seguridad de los vuelos sobre la zona del conflicto armado en el este de Ucrania.

En cuanto a las imágenes satelitales, quisiéramos destacar que en los primeros días tras la catástrofe aérea, la Federación de Rusia publicó inmediatamente todos los datos recogidos por los satélites a su disposición, los cuales, en particular, muestran el desplazamiento y la actividad intensificada de misiles ucranianos Buk en la zona del conflicto armado al este de Ucrania en vísperas de la tragedia. Rusia entregó dichos datos al CSPB. Sin embargo, según pudimos verificar tras la publicación del informe final, los datos de los satélites rusos no fueron tomados en consideración por el Consejo, ni siquiera formaron parte del documento.

La parte rusa está interesada, al igual que ustedes, en que se lleve a cabo una investigación inmediata, escrupulosa y objetiva de esta terrible tragedia y apoya plenamente sus solicitudes dirigidas a las autoridades estadounidenses y ucranianas, exigiendo que faciliten a los investigadores la información necesaria. La parte estadounidense, desde luego, está obligada a publicar las imágenes satelitales con las que cuenta, según el secretario de Estado, John Kerry, desde el momento del siniestro y que podrían arrojar luz sobre las circunstancias de la catástrofe. La parte ucraniana, a su vez, también debe entregar obligatoriamente los datos iniciales de radiolocalización o presentar pruebas veraces de su ausencia real.

Rusia, por su parte, aplicó y sigue aplicando el máximo esfuerzo, empleando todos los recursos posibles para aclarar las circunstancias del siniestro del Boeing malasio. Para ayudar a la investigación de la manera más eficaz y objetiva, tomamos la decisión de incluir en las pesquisas a los expertos del desarrollador de los complejos de misiles Buk, el consorcio militar ruso Almaz-Antéi. El consorcio llevó a cabo toda una serie de indagaciones altamente profesionales y precisas, así como dos ensayos completos sobre el terreno. Asimismo, Almaz-Antéi realizó una desclasificación sin precedentes de datos relativos a las características de los misiles Buk y Buk-M1. Todos los cálculos obtenidos como resultado de las pruebas e investigaciones se entregaron, junto con otros datos, al CSPB. Rusia en reiteradas ocasiones invitó a sus colegas neerlandeses a participar en dichos trabajos, pero el CSPB, al igual que el Grupo Conjunto de Investigación, hasta ahora no han mostrado interés alguno en dicha cooperación. En nuestra opinión, estos datos tienen mayor interés para determinar las causas del accidente que los datos de radiolocalización y las imágenes satelitales. No obstante, tampoco fueron tomados en consideración por los órganos dirigentes de la investigación técnica. 

En cuanto a la calidad de la investigación técnica, quisiéramos llamar su atención sobre el hecho de que el informe final inexplicablemente carece de respuesta a la cuestión principal: ¿hasta qué punto Ucrania es responsable de no haber cerrado su espacio aéreo? La responsabilidad de Kiev en el documento es extremadamente imprecisa.

Las críticas periódicas hacia Rusia respecto al siniestro del MH17 nos obligan a recordar que la parte rusa, a diferencia del CSPB y del Grupo Conjunto de Investigación, jamás demoró las investigaciones de las que era responsable y en las cuales participó plenamente, realizando todos los trabajos de manera transparente y publicando de manera constante los resultados de todos los exámenes de peritos y de otros pasos tomados.

Esto fue lo que pasó con la investigación del accidente del avión ruso A321 en Egipto, cuando a pesar de las numerosas declaraciones de provocadores sobre las causas del accidente, Rusia no apoyó ninguna de estas versiones hasta que se obtuvieron pruebas de que entre los restos del avión se encontraron fragmentos de explosivos de origen extranjero y hasta que se confirmó la versión de que se trataba de un acto terrorista, de lo que informaron de inmediato a la comunidad internacional y a otros participantes en la investigación. Lo mismo pasó con  la investigación para averiguar las circunstancias del accidente del avión militar SU-24 que ocurrió en Siria. Rusia llevó a cabo un trabajo transparente para averiguar las causas de lo sucedido, invitó a varios expertos, representantes internacionales y medios de comunicación para abrir el registrador de vuelo del avión de asalto. Muchos expertos extranjeros, en particular los expertos del Reino Unido, valoraron positivamente la calidad del trabajo y la transparencia del proceso.       

Todo esto demuestra que Rusia siempre sigue el principio de la coherencia en las conclusiones y no presenta acusaciones antes de que finalice el procedimiento de investigación y antes de tener un resultado preciso y definitivo.   

En este sentido Rusia señaló en varias ocasiones que la investigación técnica llevada a cabo por Países Bajos, era cerrada y  contenía datos preconcebidos y muestra toda su solidaridad con ustedes en el intento de conseguir respuestas a muchas preguntas que se quedaron sin responder. El CSPB ha de explicarles a ustedes y a todo el mundo por qué la investigación técnica ha durado tanto tiempo y acabó dando explicaciones tan abstractas y poco concretas. ¿Por qué las autoridades neerlandesas han deformado los hechos y han ocultado información? Además, ¿por qué no ha tenido en cuenta la información presentada por Rusia? Es preciso recibir respuestas del CSPB a las preguntas sobre la falsedad de las piezas que aparecen en el informe final y sobre el lugar de su localización, sobre el estudio de baja calidad  de los orificios en el fuselaje del avión, sobre el trabajo desleal con los restos del avión, sobre la localización incorrecta del posible lugar del lanzamiento del misil y sobre otras incoherencias que aparecen en abundancia en el informe.    

Desgraciadamente la misma situación ocurre con la actividad del equipo conjunto de investigación que es responsable de la investigación criminal. El mismo alargamiento injustificado  del procedimiento y un criterio muy selectivo a la hora de elegir a los participantes en la investigación criminal generan multitud de preguntas muy desagradables y hacen temer que a la investigación criminal le espere el mismo destino que a la investigación técnica y que no revele la verdad.

Por lo tanto Rusia insta a los familiares y a los seres más cercanos de los fallecidos a que consigan las respuestas a las preguntas que se han formulado y exijan máxima transparencia, imparcialidad, precisión y brevedad por parte de las autoridades neerlandesas y por parte de los socios de Países Bajos en relación con la investigación.   

Para terminar me gustaría confirmar que Rusia está completamente dispuesta a cooperar para que se lleve a cabo una investigación precisa y minuciosa de las causas de esta tragedia.

Les vuelvo a expresar mi pésame a ustedes.

Atentamente,

O. Storchevói, vicepresidente de Rosaviatsia. 

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias