X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir https://es.rt.com/4u89

"No hay drogas, no hay invasión": un escritor destapa la potente 'arma' de los nazis

Publicado: 10 dic 2016 19:06 GMT

El autor alemán también señala que Hitler se inyectaba oxicodona y cocaína a diario.

"No hay drogas, no hay invasión": un escritor destapa la potente 'arma' de los nazis
FRANCE PRESSE VOIR / AFP
Síguenos en Facebook

En su nuevo libro bautizado como 'Blitzed' el escritor alemán Norman Ohler destapa el papel que desempeñaron las drogas consumidas por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, informa el diario británico 'The Guardian'.

El titular de la obra refleja la unión de la palabra alemana 'blitz', 'relámpago', y la palabra inglesa que significa 'borracho, drogado'. Según el libro, en 1940 mientras el Ejército alemán se preparaba para invadir Francia a través de la región de las Ardenas, los comandantes se enfrentaban al grave problema de la fatiga, que fue solucionado acudiendo al uso del Pervitin. Se trataba de pastillas de metanfetamina, un potente psicoestimulante, que fue desarrollado por los nazis. Los soldados recibían la instrucción de tomarlas una vez durante el día y dos veces en la noche o más.

"No hay drogas, no hay invasión", ha indicado el autor alemán en una entrevista al periódico, explicando que "ello [el consumo de Pervitin] les permitió permanecer despiertos durante tres días y tres noches". Ohler ha destacado que el líder de una de las divisiones panzer, Erwin Rommel, y los otros comandantes de tanques "estaban drogados, y claramente sin los tanques no habrían ganado".

Síndrome de abstinencia

Ohler ha señalado que el propio Adolf Hitler dependió de inyecciones diarias de oxicodona, bautizada en aquel entonces como 'Eukodal', y cocaína. El suministro de drogas fue cortado después de que los aliados bombardeasen las plantas farmacéuticas que las producían, lo que según el escritor, llevó al Führer a padecer el síndrome de abstinencia.

"Todos describen la mala salud de Hitler en aquellos últimos días [que pasó en el búnker en Berlín]... Pero no hay explicación clara para ello", ha apuntado Ohler. "Ha sido sugerido que estaba sufriendo de la enfermedad de Parkinson, pero para mí está bastante claro que se debía parcialmente a la abstinencia".

Etiquetas:

¿Cuál es la manera más eficaz de hacer frente al terrorismo?

Deje su opinión »

Últimas noticias