X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir https://es.rt.com/4xo0

Los 5 peores fusiles de asalto del siglo XX (videos, fotos)

Publicado: 4 feb 2017 13:48 GMT

Un grupo de expertos ha seleccionado ejemplos de lo que resulta cuando las ambiciones de los militares no corresponden a las capacidades de los diseñadores.

Los 5 peores fusiles de asalto del siglo XX (videos, fotos)
Danish Ismail / Reuters
Síguenos en Facebook

Existen armas que tienen la fama de desgraciadas: los diseñadores se esforzaron demasiado en complacer a sus clientes o carecían de tiempo y fondos para crear modelos eficaces o, lo contrario, la excesiva financiación llevaba a la creación de monstruos.

A partir de las evaluaciones de expertos militares e historiadores, el portal Lenta.ru ha seleccionado los cinco peores fusiles de asalto del siglo pasado por considerarse incómodos, ineficaces o nada fiables.

La no ametralladora Chauchat

A menudo se le describe como la peor ametralladora ligera: la francesa CSRG M1915, o la ametralladora Chauchat, 'en honor' de su diseñador principal. Se dice que era tan mala que los soldados preferían los fusiles habituales. Se distingue por su diseño extremadamente incómodo: la parte posterior del cajón de mecanismos se encuentra sobre la culata y justamente debajo de la mejilla del tirador.

La recarga de la CSRG M1915 se acciona con gas y energía del retroceso largo del cañón, mientras que el sofisticado mecanismo de disparo permite disparar en ráfagas y en el modo semiautomático.

Wikipedia.org

Los cargadores semicirculares eran uno de los problemas principales, ya que tenían perforaciones para controlar cuántos cartuchos quedaban. En las condiciones de guerra de trincheras los cargadores se taponaban con nieve y barro, algo que reducía la ya baja fiabilidad del arma.

La cadencia de la Chauchat era baja, 250 disparos por minuto, que recuerda a los tiros dinámicos con una carabina semiautomática.

Fue diseñada no tanto como ametralladora sino como fusil de asalto, un arma portátil que aumentaría el poder de fuego de las unidades de infantería durante avances contra el enemigo. Ideada para la producción en masa por plantas no especializadas, el mayor fabricante fue la planta de bicicletas Gladiador.

Se trata del arma automática más producida durante la Primera Guerra Mundial, por haber sido fabricadas 260.000 unidades. Pero la calidad variaba en función del fabricante y la adaptación estadounidense para el cartucho .30-06 finalmente arruinó la reputación del arma.

Fusil de soldados desechables

El fusil semiautomático alemán Volkssturmgewehr VG-45 ('Fusil de milicia') fue creado al final de la Segunda Guerra Mundial y, según su nombre indica, fue pensado para suministrarlo a la milicia nacional, llamada 'Volkssturm'.

Adolf Hitler ordenó la movilización total al Volkssturm de los hombres de entre 16 y 60 años de edad. Según cálculos de los líderes nazis, contabilizaban unos seis millones de personas. Para abastecerlos con armas se decidió diseñar fusiles simplificados que fueran lo más fácil posible producir.

Wikipedia.org

El más fabricado de este programa -unas 10.000 unidades- fue el VG-45 por Gustloff Werke.

Aunque tenía aspecto de haber sido fabricado en un garaje, empleó una innovación de aquel entonces: el cartucho intermedio de 7.92x33 mm Kurz y un mecanismo de recarga mediante retroceso retardado por gas, donde el gas del cartucho disparado era desviado desde el cañón a la recámara para crear resistencia al movimiento hacia atrás de las piezas operativas.

El arma era incómoda, imprecisa y poco fiable, que sin embargo, convenía a los soldados 'desechables' de las barricadas de Berlín en 1945.

Ingenio teutón sin vaina

El Heckler & Koch G11 fue el fusil de asalto sin vaina de Alemania Occidental, un esfuerzo de crear un arma del futuro que no solamente fue anunciado a todo el mundo, sino también fue puesto en servicio.

En el arma, desarrollada durante las décadas de 1970 y 1980, el elemento explosivo era la nitrocelulosa, que se insertaba en el cañón. Luego se introducía dentro del bloque de nitrocelulosa una bala y durante el disparo el bloque se quemaba. Debido a esto, la masa total de la munición fue reducida significativamente.

Wikipedia.org

El fusil se destacaba por su forma prismática y el formato 'bullpup', en el cual los mecanismos y el cargador se encuentran detrás del disparador.

El cargador, que se movía durante los tiros, se colocaba por encima del cañón y los cartuchos se introducían en la recámara ubicada en la parte trasera verticalmente abajo, después de lo que la recámara se volvía a 90 grados.

Debido a la complejidad de los mecanismos, el G11 fue comparado con frecuencia con un reloj compacto. La vida útil del arma resultó ser inaceptablemente corta, y su funcionamiento poco fiable, además de la fragilidad de los cartuchos sin vaina.

El programa anunciado por todo lo alto fue suspendido a principios de la década de 1990 con el pretexto de los altos costes de la incorporación del nuevo cartucho.

Un 'kaláshnikov' estropeado

En la década de 1980, siguiendo la 'moda' de la época, las Fuerzas Armadas de la India optaron por un cartucho de calibre más pequeño, el 5,56 mm OTAN. Para poder utilizarlo, el país diseñó, desarrolló y fabricó un nuevo sistema de armas de infantería que incluía un fusil de asalto, una ametralladora ligera y una carabina.

Este fusil de asalto, el INSAS, mezcló varios elementos de otras armas similares —el AK-47 Kaláshnikov soviético, el FN FAL belga y el HK 33 alemán, entre otros— y poseía un aspecto exterior muy similar a los kaláshnikov soviéticos. Sin embargó, no heredó nada de su mítica fiabilidad.

Wikipedia.org

El arma se introdujo en 1998, justo a tiempo para el conflicto militar de 1999 contra Pakistán. Los combates se libraron a altitudes superiores a los 5.000 metros y con temperaturas por debajo de -40ºC. En estas condiciones, los INSAS se encasquillaban con frecuencia, sus mecanismos se congelaban y sus cargadores, fabricados por una empresa de mobiliario plástico, se rompían con el frío. Un número indeterminado de bajas fue atribuido a las múltiples fallas del fusil.

Pese a sus posteriores modificaciones, esta arma, que contabiliza 300.000 unidades en las Fuerzas Armadas del país, siguió siendo considerada como poco fiable y dada a súbitos bloqueos. Como consecuencia de ello, las tropas encargadas de combatir a las guerrillas maoístas en ciertas zonas del país preferían usar el AK-47 en sus patrullas.

SA80: desastre británico

La familia SA-80, incluida la versión del fusil de asalto L85A1 y la ametralladora ligera L86A1, fue incorporada a las Fuerzas Armadas del Reino Unido a mediados de la década de 1980. Al lanzarse su explotación, el L85A1 reveló varias deficiencias como la poca fiabilidad de recarga, la baja vida útil de ciertos elementos y una débil resistencia a la corrosión.

El arma era incómoda: el centro de gravedad estaba desplazado hacia atrás, además las vainas expulsadas hacia la cara del tirador y la moción del mango de cerrojo prácticamente no permiten disparar desde el hombro izquierdo.

Wikipedia.org

En el 2000, Heckler & Koch (Alemania) fue contratada para modernizar 200.000 de los 320.000 ya fabricados L85. Según datos oficiales, los problemas de fiabilidad fueron resueltos pero la utilización de los fusiles en Afganistán a finales de este siglo no dio buenos resultados.

Mozambique, que compró un suministro de L-85 para su Ejército, pronto los rechazó a favor de los Kaláshnikov, que pasaron la prueba de tiempo. Por eso no es de sorprender que tanto la bandera como el emblema de ese país africano luzcan este fusil de asalto ruso.

Etiquetas:

¿Cuál es la manera más eficaz de hacer frente al terrorismo?

Deje su opinión »

Últimas noticias