X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/5kkw

Bajos salarios, falta de capacitación y corrupción en las corporaciones policiacas de México

Publicado: 15 ene 2018 11:30 GMT | Última actualización: 15 ene 2018 17:59 GMT

México ha destinado más de 30.000 millones de dólares entre 2006 y 2017 a asuntos de seguridad.

Bajos salarios, falta de capacitación y corrupción en las corporaciones policiacas de México
Policías en el exterior de un edificio de Ciudad de México tras arrestar a un narcotraficante. Mayo de 2017.
Henry Romero / Reuters
Síguenos en Facebook

En plena "guerra" contra el narcotráfico, las corporaciones policiacas de México se exhiben como instituciones con elementos mal pagados, con un pobre adiestramiento y propensos a la corrupción.

México ha destinado más de 30.000 millones de dólares entre 2006 y 2017 a asuntos de seguridad. Sin embargo, el poder de los cárteles del narcotráfico no cede y la violencia se incrementa año con año. Las cifras oficiales reconocen a 2017 como el más violento de la historia reciente del país.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) señala que la ola de violencia cobró la vida de 26.573 personas solo entre enero y noviembre pasados. Y desde 2007, cuando inició la "guerra" contra el narcotráfico, la cifra de muertos supera los 235.000. Más de 120.000 ocurrieron durante el periodo de Gobierno de Felipe Calderón. En el actual sexenio de Enrique Peña Nieto suman 115.000 los asesinatos, cuando faltan 11 meses para que deje el poder.

Número de efectivos insuficientes

En el fracaso de la seguridad pública, una de las principales responsabilidades recae en sus corporaciones policiacas, tanto federales, como estatales y municipales.

Samuel González Ruiz, doctor en filosofía del derecho por la Universidad de Milán-Bolonia, señala que, en general, todos los estados de la República y todos los municipios han fracasado. Hay quienes han hecho mejoras; "pero lamentablemente son la excepción".

A decir del exfiscal especial para combatir la delincuencia organizada en México, los políticos de este país son negligentes. Saben que deben mejorar las corporaciones policiacas y no diseñan políticas para ello. El hoy consultor internacional en seguridad señala que a los gobernantes no les interesa tener policías capaces porque el crimen organizado también ha penetrado esferas de los funcionarios civiles. "Y no quieren que ellos mismos sean investigados y descubiertos por fuerzas policiacas capaces".

Policías y soldados registrando un camión en Michoacán. Julio de 2015. / Armando Solis / www.globallookpress.com

En el 'Diagnóstico nacional sobre las policías preventivas de las entidades federativas', elaborado por la Secretaría de Gobernación (Ministerio del Interior), se informa que México cuenta con 128.922 policías. El documento, publicado a finales de diciembre pasado, señala que –hasta el momento– 8.921 de estos efectivos policiacos han reprobado las evaluaciones de control confianza. Por ello, la fuerza real es de 120.001 elementos, en una nación con 127,5 millones de habitantes.

"El país tiene la mitad de policías preventivos estatales de los que como mínimo debería tener", reconoce el documento. Y es que México cuenta con 0,8 policías por cada 1.000 habitantes. En el mundo, la tasa es de 2,8 policías por cada 1.000 habitantes.

Solo el 78% de los policías de los estados de la República cuentan con evaluación de control de confianza aprobada y vigente.

A este respecto, Guillermo Garduño –doctor en Sociología por la Universidad Nacional Autónoma de México y especialista en América Latina por la Universidad de Pittsburgh– señala que desde hace tiempo en México "las policías ya no son confiables". Indica que los mandos policiacos se organizan en hermandades que "actúan como mafias" y que controlan a las corporaciones desde hace más de medio siglo.

Falta de capacitación y sueldos bajos

La otra carencia que observa el experto en seguridad nacional es que los efectivos policiacos de base no tienen capacitación adecuada y no tienen perspectiva de mejorar su futuro ni el de sus familias. "No tienen incentivos".

Policía federal en el exterior de un edificio durante un atraco con rehenes en Monterrey. Septiembre de 2016. / Daniel Becerril / Reuters

En el documento se consigna que en México existen 39 academias o institutos de formación policial, pero apenas 6 cumplen con las condiciones mínimas para preparar a los cadetes, como dormitorios y aulas de cómputo.

Además, los policías de los estados de la República tienen un sueldo, en promedio, de 9.933 pesos (unos 518 dólares) al mes. Ninguno goza de las 6 prestaciones laborales básicas: acceso a créditos para vivienda, seguro de vida, servicio médico, fondo de ahorro para el retiro, apoyo económico para las familias de quienes han caído en cumplimiento de su deber y becas escolares para sus hijos. Algunas corporaciones estatales cumplen parcialmente con algunos de estos derechos.

"Si no han mejorado sus salarios, no cuentan con condiciones laborales dignas y no reciben capacitación adecuada, pues es lógico que va a tener pésimos resultados", explica el doctor Samuel González.

La capacitación es escasa y, cuando se realiza, es de mala calidad. La auditoría de desempeño practicada al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública demostró que los cursos de capacitación que se imparten a los policías de todos los estados de la República no se basan en un diagnóstico de necesidades de adiestramiento.

Según el dictamen de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), el Secretariado informó que capacitó al 99% de los policías inscritos en el Servicio Profesional de Carrera; pero solo dispuso de información concreta de 34,9%, "por lo que no fue posible validar las competencias del 65,1% restante para desempeñar sus funciones, a fin de proteger a la población".

El problema no es exclusivo de las corporaciones policiacas estatales. Las federales adolecen de los mismos problemas. El modelo de Policía Federal que impulsó el presidente Enrique Peña Nieto fracasó desde los primeros meses de 2013. La Gendarmería, una división creada en este sexenio para supuestamente "revolucionar" a toda la corporación federal, ha quedado en menos de 5.000 elementos.

Y a pesar de que la Gendarmería ha recibido un presupuesto que supera los 1.000 millones de dólares en los últimos 4 años, sus "logros" son casi insignificantes. El oficio PF/OCG/DGE/422/2017 de la propia corporación informa que desde su creación, esta División ha decomisado medio kilogramo de cocaína, menos de 10 gramos de la metanfetamina conocida como "cristal", 134 gramos de heroína y menos de 400 kilos de marihuana.

En el examen más reciente practicado a la Policía Federal por la ASF, se encontró que las capacidades de la corporación para enfrentar el delito de operación de recursos de procedencia ilícita (conocido como 'lavado de dinero') son modestas. El máximo órgano de fiscalización del país determinó que la fuerza federal no cuenta siquiera con los efectivos capacitados para hacerlo. De los 622 elementos que debía instruir, solo impartió cursos a 122.

El doctor en Humanidades Martín Gabriel Barrón Cruz señala que se han cumplido más de 20 años de fracasos de las corporaciones policiacas mexicanas. Desde el sexenio de Ernesto Zedillo (1994-2000), la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró constitucional la participación de los militares en tareas de seguridad pública. El especialista en seguridad explica que la participación de las Fuerzas Armadas Permanentes en la seguridad pública nunca sirvió para mejorar las capacidades de las policías federales, estatales y municipales.

Zósimo Camacho

Etiquetas:

Últimas noticias