NoticiasViral

¿Qué pasa en el triángulo nuclear entre La India, China y Pakistán?

No se puede analizar la carrera armamentista entre Nueva Delhi e Islamabad sin tomar en cuenta el papel de Pekín, señalan los expertos.

La prueba de un misil balístico intercontinental por parte de La India el mes pasado vuelve a llamar la atención sobre el alineamiento de fuerzas en Asia y la cuestión de un potencial conflicto nuclear en la región.

El pasado 18 de enero, La India realizó una prueba exitosa del Agni-5, su novedoso misil balístico intercontinental tierra-tierra con capacidades nucleares.

Descrito por Nueva Delhi como 'el arma de la paz', se trata del más sofisticado y letal misil del país asiático, con una capacidad de carga explosiva de 1.000 kilogramos y un alcance superior a los 5.000 kilómetros. El proyectil amenaza potencialmente cualquier punto en Asia y Europa, incluidos Pakistán y China.

A diferencia de Rusia y EE.UU., los grandes poderes asiáticos como India y Pakistán han estado desarrollando sus capacidades misilísticas sin restricción alguna.

'Tierra' y 'fuego'

La India realizó su primera prueba nuclear en 1974 -cuando explotó una carga subterránea de ocho kilotoneladas- haciéndose la segunda potencia atómica regional tras China. En 1998, realizó una serie de detonaciones de cargas nucleares aún más potentes.

La fase activa de su desarrollo de portadores nucleares -misiles balísticos- empezó en los 80, creando desde entonces más de una decena de tipos de misiles, de los que destacan dos familias: los Prithvi ('tierra', en sánscrito) y los Agni ('fuego').

Los Prithvi están representados por tres modificaciones: Prithvi-1, Prithvi-2 y Prithvi-3, diseñados para el Ejército de Tierra, la Fuerzas Aérea y la Armada, con alcances de 150 km, 250 km y 350 km, respectivamente.

Además del Agni-5, Nueva Delhi cuenta con misiles Agni-1 (con una trayectoria de hasta 700 kilómetros), Agni-2 (hasta 2.000 kilómetros), Agni-3 (de 2.500 a 3.500 kilómetros) y Agni-4 (de 3.000 a 4.000 km). En estos momentos se encuentra desarrollando el Agni-6, con un alcance estimado próximo a los 10.000 kilómetros.

Según The Times of India, el Agni-5 fue lanzado en su "configuración final operacional" y va a ser un "factor de disuasión estratégico fiable contra la agresiva y expansionista China".

'Muerte' y 'halcón'

El programa nuclear y misilístico de Pakistán, quien tiene una disputa territorial con La India, está algo detrás del de su vecino: su primera prueba nuclear fue realizada en 1998 e inició el desarrollo de portadores también en la década de 1980, pero más tarde que los indios.

Las dos mayores familias de misiles balísticos pakistaníes son los Hatf ('muerte', en árabe), con más de ocho modificaciones, y los Shaheen ('halcón'), con tres modificaciones.

Su misil balístico más avanzado es el Shaheen-3, con alcance de 2.750 km. Basado en este fue elaborado el misil Ababeel, con vehículo de reentrada múltiple e independiente. Este último fue puesto a prueba en enero de 2017, pero todavía no ha sido puesto en servicio.

En julio de 2017, Islamabad probó el misil balístico Nasr, también conocido como Hatf-9, que tiene un alcance de 70 km.

Miradas hacia China

La India ha estado por delante hasta el momento, contando con misiles balísticos de lanzamiento submarino (K-4, K-5 y K-15) además de los ya mencionados. Sin embargo, Pakistán tiene acceso a los avances militares de su aliado chino, que va a suministrarle los Donfeng-41, con alcance de 12.000 km.

El analista militar indio Nitin Gokhale, citado por The Independent, cree que las Fuerzas Armadas de su país "se han reorientado hacia una solución del problema chino", y que la prueba del Agni-5 fue una señal de descontento con la política de Pekín en el mar de China Meridional.

El lanzamiento del Agni-5 también casi coincidió temporalmente con el incremento de la tensión indio-china en torno a la meseta de Doklam, según Vipin Narang, profesor de ciencia política del Instituto Tecnológico de Massachussets (EE.UU.), citado por CNN.

En diciembre de 2017, La India disponía de unas 130 ojivas nucleares, Pakistán con 140 y China, con 270.