Actualidad

Cómo la restauración de una mezquita en Crimea se convirtió en una noticia falsa

Publicado:
La última reparación del histórico lugar tuvo lugar hace medio siglo.

El fenómeno de las 'fake news' o noticias falsas parece marcar tendencia en los medios, que se valen de cualquier tipo de argumentos para tratar de desprestigiar la imagen o postura de ciertas naciones. Esta vez es el caso del Palacio del Kan de Bajchisarái, un monumento histórico y cultural que data del año 1532 y se encuentra en la República de Crimea. 

Actualmente, en dicho palacio y, en particular, en la Gran Mezquita de Kan, que forma parte del complejo, se están llevando a cabo trabajos de restauración de los desperfectos sufridos durante decenas de años. "¿Intenta Rusia erradicar la cultura musulmana de Crimea?", "Los ocupantes rusos están destruyendo el palacio de los tártaros de Crimea", "¿Por qué estamos dejando que Rusia destruya un palacio del siglo XVI en Crimea?", son los titulares de algunos medios que han intentado presentar los trabajos de restauración como una destrucción. 

"La última restauración del Palacio del Kan se llevó a cabo en 1968, después solo hubo trabajos puntuales y singulares que no resolvían todos los problemas del monumento", ha comentado el diputado de la Duma Estatal, Ruslán Balbek, a Parlámentskaya Gazeta. Como consecuencia, prácticamente todas las vigas de la mezquita se pudrieron y por eso se tomó la decisión de reemplazarlas.

"Ven en qué condiciones están las vigas, perdieron por completo su capacidad de carga, están podridas, comidas por escarabajos, están completamente infectadas por los hongos que cubren el 100 % de sus superficies. Cinco años más y el techo podría derrumbarse y matar gente", ha advertido Alexánder Yaskó, supervisor de las obras de restauración.

El techo del palacio goteaba en 24 lugares, ha informado Balbek. "Ahora el contratista ha traído las nuevas tejas, que son análogas a la forma y el color de las auténticas", ha dicho Balbek. Además, los especialistas han tenido en cuenta el hecho de que el palacio se encuentra en una región sísmicamente activa.

Actualmente, en el palacio se están realizando trabajos básicos para preservarlo en su estado actual. Después, los especialistas pasarán a los trabajos de acabado. Según las estimaciones, se necesitarán unos siete años para terminar la restauración, con una financiación completa de 1.600 millones de rublos (unos 28 millones de dólares).

El arquitecto principal del palacio, Rustém Umérov, ha confirmado que ahora "se están realizando trabajos prioritarios sin los que el palacio podría haberse desmoronado". "Es un acontecimiento emblemático en la historia de los tártaros de Crimea. El palacio no ha tenido una restauración tan grande en muchos años. Es mucho dinero, mucho trabajo y una responsabilidad muy grande, sobre todo en las condiciones de todas las reacciones negativas", ha comentado por su parte la directora del palacio, Meriem Seitumérova.