X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/68kj

"Me siento traicionado": El militar que firmó un manifiesto contra Franco afronta 30 días de arresto

Publicado: 5 oct 2018 15:03 GMT

El cabo Marco Antonio Santos Soto fue el primer militar en activo en firmar el manifiesto antifranquista.

"Me siento traicionado": El militar que firmó un manifiesto contra Franco afronta 30 días de arresto
Una fotografía del cabo Marco Antonio Santos Soto.
Luis Gonzalo Segura
Síguenos en Facebook

Marco Antonio Santos Soto, para los militares el Cabo Santos y para los amigos Markinhos, "con 'k', por supuesto", fue el primer militar en activo en firmar el manifiesto antifranquista. Eso fue a finales de verano, en el mes de agosto, poco después de confirmarse la exhumación del cadáver de Franco y conocerse que casi 200 militares, la mayoría oficiales y muchos de ellos generales y coroneles, habían firmado un manifiesto a favor de Franco y en contra de la exhumación. En contra de la decisión del Gobierno. Ahí es nada.

Marcos, aunque se llame Marco Antonio, nació el 7 de marzo de 1975 en Redondela (Galicia), no podía ser en otro sitio. Junto a la playa de Cesantes en la que se encuentra la isla de San Simón, un símbolo de la lucha antifranquista que fue durante siglos destierro de los leprosos y durante la sublevación militar de 1936-1939 y los años posteriores se convirtió en olvido y tumba para los disidentes a la dictadura.

Revolucionario desde pequeño y quebranto de su madre, que tenía que defenderle a capa y espada, ingresó en las Fuerzas Armadas en 1999 cuando la 'mili' agonizaba. Ya entonces la Unión de Militares Demócratas (UMD) era su referente. Personas como Luis Otero, Gabriel Cardona, Manuel Ruiz, José Ignacio Domínguez, Miguel Bouza y, más recientemente, Floren Dimas fueron su motivo para vestir y enorgullecerse de un uniforme que hoy todavía sigue portando. Aunque nadie puede asegurar por cuánto tiempo. No hay impostura en sus convicciones, lo que atestigua una hoz y un martillo tatuado en el brazo a la vista de quien quiera verlo, militar o no.

Marco Antonio Santos Soto, cabo del Ejército español.
"Los militares firmantes [del manifiesto franquista] habían defendido la Constitución del 78 y al pasar al retiro se convirtieron en franquistas, por tanto, ello me llevó a reflexionar: ¿fueron demócratas o franquistas durante sus años de servicio?". Marco Antonio Santos Soto, cabo del Ejército español.

"Indignación", eso fue lo que sintió al saber que casi dos centenares de oficiales militares se habían posicionado a favor de Franco y en contra de su exhumación... Y traición. Dolor y rabia se desprenden de sus palabras cuando afirma que "los militares firmantes [en referencia a los militares firmantes del manifiesto franquista] habían defendido la Constitución del 78 y al pasar al retiro se convirtieron en franquistas, por tanto, ello me llevó a reflexionar: ¿fueron demócratas o franquistas durante sus años de servicio?". Dudas que, obviamente, a día de hoy son compartidas por muchos.

Sintió, como muchos militares y ciudadanos, "vergüenza ajena al comprobar que los mandos que tuve habían engañado a la ciudadanía y se mostraban justamente en contra de lo que siempre habían afirmado que nuestras fuerzas armadas ya no son [franquistas]". Por ello, no tuvo "la menor duda", cuando surgió la oportunidad, de posicionarse "en contra de un manifiesto que ataca la Constitución". De hecho, "lo firmaría hoy, mañana y doscientos millones de veces, pase lo que pase". Al cabo Soto el valor ya no se le supone, lo acaba de acreditar.

Marco Antonio Santos Soto, cabo del Ejército español. / Luis Gonzalo Segura

Porque ser demócrata en España y en las Fuerzas Armadas, me refiero a serlo de verdad, no es fácil. Una prueba de ello es que se enfrenta hasta 30 días de arresto por cometer una posible falta grave por denominar genocida a Franco y posicionarse a favor de la decisión del Gobierno elegido por los ciudadanos. Casi nada.

Según el expediente abierto podría haber incurrido en una falta grave tipificada en el artículo 7.1 de la LORDFAS por "emitir manifiesta y públicamente expresiones contrarias, realizar actos irrespetuosos o adoptar actitud de menosprecio hacia [...] las Fuerzas Armadas, sus cuerpos y escalas, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, así como sus autoridades y mandos". También el artículo 7.5 de la misma ley podría haber sido quebrantado, lo que también podría ser constitutivo de una falta grave.

Por suerte para él, muchos lucharán para que no se consume la injusticia, sobre todo en su Redondela natal, en la que es una persona muy querida. Dirige el Colectivo Republicano y toca la guitarra en 'La Rondalla de Redondela', un grupo que ofrece un concierto anual en beneficio de una asociación de enfermos mentales. Todavía se estremece al recordar el concierto en el Multiusos de A Xunqueira en 2016. "El más bonito de mi vida".

Marco Antonio Santos Soto, cabo del Ejército español.
"Es mi deber como demócrata reprochar a los militares que ensalzan en contra de la ONU a un militar genocida sobre el que llegó a pesar una orden de detención". Marco Antonio Santos Soto, cabo del Ejército español.

Aunque no lo parezca por su sobriedad, contundencia y coherencia, de pequeño era introvertido y en ocasiones le pegaban los más mayores. Quizá de aquellos años y de aquellos golpes proviene la fuerza que le impulsa a posicionarse tan claramente ante los que pretenden agredir injusta e impunemente los principios democráticos. Valores que siente suyos "porque es mi deber como demócrata reprochar a los militares que ensalzan en contra de la ONU a un militar genocida sobre el que llegó a pesar una orden de detención". Por desgracia, los militares franquistas no han dejado de crecer y han pasado de 200 a más de 1.000. "Es una aberración que en pleno siglo XXI haya más de 1.000 militares que juraron defender la Constitución que se posicionen en contra de ella, en contra de los valores militares y a favor del dictador". Lo es.

De pelo negro y corto, canoso por los años, y los ojos marrones "y verdosos" recuerda la única vez que ha visto nevar en su querida Redondela y se emociona. Pero ni la morriña por su tierra puede disimular su irritación por lo contradictorio de ser procesado por defender la Constitución. "Después de 19 años defendiendo una Constitución ser procesado, precisamente por defenderla, me parece absolutamente indignante. Si este Gobierno hiciera algo contra mí lo estarían haciendo contra quien defiende la Constitución que se supone que ellos también deben defender".

Marco Antonio Santos Soto, cabo del Ejército español.
"Me parece vergonzoso que haya tenido que ser un cabo en activo el que haya sido el primero en firmar el manifiesto antifranquista. Una de dos: o no son muy demócratas o tienen miedo". Marco Antonio Santos Soto, cabo del Ejército español.

Es por ello que ha vivido uno de los momentos más amargos de su vida al ser interrogado en una oficina de su propio cuartel como si fuera "un delincuente". Interrogatorio al que le sometió un capitán jurídico en presencia de dos de sus abogados, Enrique Santiago y Juan Moreno. Un desagradable momento que le hace sentir "que mi propio país me ha pegado una patada en los huevos" y también una gran sensación de abandono.

Pero no solo siente el olvido de los gobernantes, sino también de los militares, especialmente de los oficiales. "Me parece vergonzoso que haya tenido que ser un cabo en activo el que haya sido el primero en firmar el manifiesto antifranquista. Una de dos: o no son muy demócratas o tienen miedo".

De lo que nadie puede ni podrá dudar jamás es de la valentía, los principios democráticos y el compromiso del cabo Santos.

Luis Gonzalo Segura

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies