Actualidad

¿Cuáles son los cálculos de Trump para decir que México pagará el muro?

Publicado:
Reducir el déficit comercial y aumentar impuestos y aranceles al comercio exterior son algunas de las opciones que baraja Washington para solventar el gasto de la construcción.
¿Cuáles son los cálculos de Trump para decir que México pagará el muro?

Si en algo ha sido consistente Donald Trump es en su pretensión de construir un muro entre EE.UU. y México, y decir que su vecino sur correrá con los gastos. Sin embargo, el pasado jueves, el mandatario estadounidense fue más allá y afirmó que gracias al dinero que se ahorrará EE.UU. con el nuevo acuerdo comercial, el USMCA, el vallado será pagado en su totalidad por el país latinoamericano.

El costo del muro es de 18.000.000.000 de dólares y, por ello, el misterio es cómo México 'pagará' ese monto sin condiciones.

El pasado 30 de noviembre, los líderes de EE.UU., México y Canadá firmaron el Tratado T-MEC (USMCA, por sus siglas en inglés), que debe reemplazar al TLCAN, tras su aprobación parlamentaria por los países miembros. 

La reducción del déficit comercial y el aumento de los impuestos y aranceles al comercio exterior son algunas opciones que, según especialistas, podrían contribuir a que México "pague" el muro. Sin embargo, el nuevo acuerdo comercial tripartito no ha sido ratificado por el Congreso, por lo que, hasta ahora, esa vía para la financiación es apenas una hipótesis.

El déficit comercial

En un mitin de campaña en Mississippi el mes pasado, Trump promocionó el USMCA como una manera de reducir el déficit en el comercio que tiene EE.UU. con México.

En 2017, el comercio de bienes y servicios de Estados Unidos con México totalizó un estimado de 616.000.000.000 de dólares. Las exportaciones fueron de 276.000.000.000 de dólares y las importaciones, 339.800.000.000, lo que arrojó un déficit comercial de 63.600.000.000, con base en cifras del Gobierno.

Suponiendo que el muro cuesta 18.000.000.000 de dólares, se tendría que reducir el déficit comercial a 45.600.000.000 para que, con el remanente, sea posible cubrir el costo del vallado.

Sin embargo, en 2016, el déficit comercial con México fue de 55.600.000.000 de dólares, lo que significa que aumentó 12,5% durante el primer año de la administración Trump.

Esa cifra pone en aprietos los planes del mandatario estadounidense, quien estaría obligado a reducir abruptamente el déficit a 37.600.000.000 para disponer del monto considerado para la construcción.

Un muro sin los demócratas

Los insistentes llamados de Trump para que los demócratas en la Cámara de Representantes aprobaran un presupuesto que contemplara el costo del muro, fueron infructuosos.

"Parece que no va a contar con ese presupuesto, porque por más que ha insistido con los demócratas, no están dispuestos a ceder. Sigue encontrado una oposición bastante clara", apunta Laura del Alizal Arriaga, investigadora y profesora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Laura del Alizal Arriaga.
Laura del Alizal Arriaga.
"(Trump) busca dar este mensaje de 'yo lo voy a lograr, con este acuerdo comercial vamos a tener muchos ahorros y de ahí vamos a tener el dinero para financiarlo (el muro)', esto, por supuesto, no está claro'".

Trump, incluso, ha reforzado su discurso al temor a los extranjeros y la necesidad de tener fronteras robustas, sin encontrar eco en los demócratas.

"Ha reforzado su discurso usando el atentado terrorista en la ciudad francesa de Estrasburgo y los demócratas no le han comprado eso, por eso ahora recurre a decirle a su electorado 'no se preocupen, el dinero lo vamos a sacar del comercio'", analiza la profesora.

Al no encontrar el apoyo demócrata, Trump ha recurrido al electorado para reforzar que cumplirá con su promesa de construir el muro. "Busca dar este mensaje de 'yo lo voy a lograr, con este acuerdo comercial vamos a tenermuchos ahorros y de ahí vamos a tener el dinero para financiarlo'. Esto, por supuesto, no está claro, no detalla", indica la académica.

Laura del Alizal Arriaga.
Laura del Alizal Arriaga.
"México podría terminar pagando el muro, como dijo Trump, a través de impuestos al comercio exterior, tarifas y aranceles".

En este sentido, abunda Del Alizal, Trump tal vez busque imponer y mantener sobretasas arancelarias a cierto tipo de productos. "Tal vez al aluminio y al acero, incluso podrían aumentarse en otros sectores, por ejemplo, el automotriz, uno de los mayores volúmenes de los intercambios comerciales con México".

Si eso se hace, Del Alizal aventura que, en efecto, "México podría terminar pagando el muro, como dijo Trump, a través de impuestos al comercio exterior, tarifas y aranceles".

Una llamada, un tuit y la posibilidad de un acuerdo

Un día antes del mensaje de Donald Trump, Olga Sánchez Cordero, titular de la Secretaría de Gobernación, dijo —al anunciar un programa para agilizar el retorno de los inmigrantes que se encuentran en México antes de Navidad— que la caravana migrante ya no era tema, pues el Gobierno lo había resuelto en cinco días.

Ese día, más tarde, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, compartió en redes sociales que había tenido una llamada con su homólogo estadounidense para tratar el tema de la migración.

"Hay un elemento que no podemos dejar de lado y son los anuncios bastante confiados y triunfalistas sobre que el Gobierno de México y EE.UU. ya encontraron una solución al problema de la migración. Me parece que ya hubo un acuerdo, no creo que el Gobierno de López Obrador haya aceptado pagar el muro, pero sí que van a trabajar en conjunto", destaca Del Alizal.

López Obrador evitó polemizar sobre el tuit de su homólogo estadounidense y señaló que no han hablado del muro fronterizo. "En ninguna conversación, no se ha tratado ese tema", dijo.

En el mismo sentido se pronunció, este 14 de diciembre, el canciller Marcelo Ebrard. Insistió sobre que el Gobierno de México no ha hablado con EE.UU. sobre el polémico muro. "No ha sido, hasta el momento, un tema de conversación con ellos, ni creo que lo vaya a ser", puntualizó.

Laura del Alizal Arriaga.
Laura del Alizal Arriaga.
"Creo que no vamos a ver abiertamente qué es lo que están negociando, porque a ninguno de los dos gobiernos les conviene".

La sincronía de las llamadas, los anuncios y los mensajes han levantado suspicacia, como manifiesta la especialista: "es bastante clara la coincidencia, hablaron y los dos gobiernos se mostraron muy contentos porque habían avanzado en términos de negociación y después vino el mensaje de Trump (...) Creo que no vamos a ver abiertamente qué es lo que estánnegociando, porque a ninguno de los dos les conviene, habrá que ir siguiendo las señales", concluye.

Paola Morales

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

Covid19