Actualidad

Juncker: "Siempre lamenté que no fuimos solidarios con Grecia, a la que insultamos e injuriamos"

Publicado:
El presidente de la Comisión Europea asegura que Bruselas concedió "demasiada importancia a la influencia del FMI" durante la crisis económica de Grecia.
Juncker: "Siempre lamenté que no fuimos solidarios con Grecia, a la que insultamos e injuriamos"

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se ha apenado de la falta de solidaridad que la Unión Europea mostró con Grecia durante su crisis financiera y que Bruselas diera excesiva importancia a la influencia del Fondo Monetario Internacional (FMI) durante la ceremonia por el vigésimo aniversario del euro que ha tenido lugar este 15 de enero.

"Siempre he lamentado que no fuimos solidarios con Grecia, a la que insultamos e injuriamos", ha manifestado este político luxemburgués, quien ha declarado que "nunca" le alegró que algunos países europeos atravesaran situaciones difíciles: "siempre" ha querido que retomaran "su lugar entre las democracias de la Unión Europea", ha explicado en un pleno del Parlamento Europeo (Estrasburgo, Francia).

Este alto cargo europeo también se ha arrepentido en público de "haber dado demasiada importancia a la influencia del FMI", al que la UE recurrió con frecuencia y que participó en los primeros rescates financieros a Grecia. A modo de ejemplo, mencionó que si California entrara en crisis, Estados Unidos no ejercería esa opción y en Bruselas "deberíamos haber hecho lo mismo", informa Europa Press. 

Juncker también ha declarado que "la austeridad imprudente" fruto de la crisis griega, que salió a la luz a finales de 2009, formó parte de las reformas estructurales necesarias y su objetivo no fue castigar a los trabajadores y desempleados.

La crisis griega

Tras cambiarse a liquidaciones en euros en el año 2011, el Gobierno griego pudo tomar préstamos más baratos en esa moneda. En el mismo período se llevó a cabo la privatización masiva de empresas estatales, incluidos los cinco bancos principales del país. Además, con la adhesión a la eurozona el empleo en el sector servicios aumentó y la producción disminuyó.

Esta política económica causó un desequilibrio presupuestario que, a su vez, provocó un aumento abrupto de la deuda nacional. Grecia debió ser rescatada tres veces durante la crisis —en 2010, 2012 y 2015— y se vio obligada a aplicar significativos recortes en pensiones y servicios públicos, así como incrementos en los impuestos y congelación de salarios.

Esa nación abandonó la tutela de sus acreedores en agosto pasado, pero quedó sumida en una deuda que equivalía al 178,6 % de su Producto Interno Bruto (PIB) a finales de 2017.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT