X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/6jvm

Un 'sensor' en la cola ayuda a algunas serpientes marinas a evitar a los depredadores

Publicado: 15 feb 2019 18:30 GMT

Una nueva investigación ha revelado la fascinante adaptación de algunas serpientes marinas australianas, que mantienen la cola alejada de la luz para hacerla menos vulnerable a los tiburones.

Un 'sensor' en la cola ayuda a algunas serpientes marinas a evitar a los depredadores
Imagen ilustrativa / Serpiente Aipysurus laevis.
Flicker / @Tchami
Síguenos en Facebook

Varias especies de serpientes marinas australianas pueden sentir la luz en la piel de su cola, lo que les proporciona la capacidad de esconderla para evitar los ataques de depredadores, sugiere un estudio internacional liderado por la Universidad de Adelaida. 

Los investigadores descubrieron que las serpientes marinas 'Aipysurus laevis' y otras especies del género Aipysurus mantienen la cola alejada de la luz. Según ellos, de esta manera se adaptan para mantener la cola oculta a los tiburones y otros depredadores. 

"Las serpientes marinas viven toda su vida en el mar, nadando con colas que funcionan como un remo y descansando a veces durante el día bajo voladizos de coral o roca", dice la autora principal del estudio, Jenna Crowe-Riddell, de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Adelaide, citada por el portal Phys.org

"Debido a que las serpientes marinas tienen cuerpos largos, su cola-remo está a una gran distancia de la cabeza, por lo que tiene su propia habilidad para sentir la luz," explicó. 

"La serpiente de mar de oliva ('Aipysurus laevis') es el único reptil, de las más de 10.000 especies de reptiles existentes, del que se sabía que responde a la luz en la piel de esta manera". 

Los investigadores pusieron a prueba la sensibilidad a la luz de las colas de otras ocho especies de serpientes marinas, pero concluyeron que solo tres especies tenían la habilidad para sentirla.   

Su conclusión es que esta habilidad única probablemente evolucionó en el antepasado de solo seis especies australianas estrechamente relacionadas.

Los investigadores descubrieron que el gen responsable por la proteína sensible a la luz es la melanopsina, y que varios genes participan en el proceso de conversión de la luz en información en el sistema nervioso.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies