Actualidad

Ratones aprenden a ver en infrarrojo gracias a una tecnología innovadora

Publicado:
Científicos de China podrían emplear esta tecnología para que los humanos tengan esa capacidad.
Ratones aprenden a ver en infrarrojo gracias a una tecnología innovadora

Científicos de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China han desarrollado una nanotecnología que permite a los ratones ver en la oscuridad y podría permitir que los humanos tengan esa capacidad.

Estos investigadores han logrado que unas partículas se adhieran a las células detectoras de luz de la retina para ayudar a que respondan a las longitudes de onda infrarrojas o próximas a esa radiación del espectro luminoso.

Transformar las longitudes de onda

Esos fotorreceptores, conocidos como bastones, indican al cerebro el brillo que tiene la luz y reaccionan ante ondas en torno a 500 nanómetros de longitud, pero no perciben las que tienen más de 640 nanómetros. Por su parte, los conos —cuyas señales proporcionan los datos necesarios para distinguir colores— fallan a la hora de detectar ondas más largas que 700 nanómetros y eso provoca que las personas no puedan ver más allá de la parte roja del espectro.

Las gafas de visión nocturna pueden captar esa radiación y convertirla en longitudes de onda que podemos ver, pero esa tecnología resulta incómoda y poco compatible con la luz diurna. De este modo, los científicos chinos han desarrollado "nanopartículas de conversión ascendente" que se adhieren a los fotorreceptores, según explica un artículo que la revista Cell publicó el pasado 28 de febrero.

Químicamente, son una proteína capaz de transformar las longitudes de onda largas a más cortas y ejerce como antena para absorber la radiación invisible y convertirla en distintos matices de verde.

Efectos prácticos

"Estas nanoantenas permitirán a los científicos explorar una serie de preguntas intrigantes, desde cómo interpreta el cerebro las señales visuales hasta ayudar a tratar la ceguera al color", estima Gang Han, miembro del equipo investigador, en el sitio web de la Escuela Médica de la Universidad de Massachusetts (Estados Unidos).

En su opinión, es muy probable que esta tecnología permita ver el cielo de manera muy diferente, ya que permitiría que las personas perciban toda la radiación oculta de la región infrarroja y colindante del espectro.

Por el momento, la principal inconveniencia es que este método requiere inyectar la proteína directamente en las retinas a través de los globos oculares, como refleja esta infografía.

Predecentes

El equipo de 'biohackers' conocido como Science for the Masses ('Ciencia para las masas', en inglés) reportó en 2015 que había inyectado en los ojos de un voluntario, Gabriel Licina, un líquido que permitía reconocer objetos en la oscuridad y su experimento tuvo éxito.

La sustancia que inocularon se llamaba Clorina e6, se encuentra en un pez de aguas profundas y su efecto de visión nocturna comenzaba al cabo de una hora, cuando Licina identificaba objetos en la oscuridad a 50 metros de distancia.

RT