Actualidad

Siria califica la decisión de Trump sobre los Altos de Golán de "ataque a la soberanía" del país

Publicado:
El hecho de que EE.UU. haya reconocido la soberañía de Israel sobre los Altos de Golán demuestra la "alianza orgánica" entre ambos países contra Siria, ha afirmado un integrante del Ministerio de Exteriores sirio.
Siria califica la decisión de Trump sobre los Altos de Golán de "ataque a la soberanía" del país

Una fuente oficial del Ministerio de Exteriores de Siria dijo que la declaración de Donald Trump, presidente de EE.UU., reconociendo formalmente la pertenencia de los Altos de Golán a Israel supone un "ataque flagrante" a la soberanía e integridad territorial del país árabe, reporta la agencia de noticias SANA.

La decisión encarna la "alianza orgánica" entre EE.UU. e Israel contra Siria y convierte a Washington en el enemigo más importante de los árabes, afirmó la fuente.

El oficial señaló que, con su acción, Trump ha expresado un máximo desprecio hacia el derecho internacional y la credibilidad de la ONU, que en 1981 concedió el estatus legal de territorio ocupado a los Altos de Golán.

"Trump no tiene derecho ni capacidad legal para legitimar la ocupación", denunció.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha firmado este 25 de marzo un documento oficial en el que reconoce la soberanía de Israel sobre el territorio sirio de los Altos del Golán, ocupado por el país hebreo desde 1967.

El territorio en disputa es una región montañosa de 1.800 kilómetros cuadrados situada en el sudoeste de Siria y norte de Israel. Cuenta con un yacimiento de petróleo con un potencial volumen de más de un billón de barriles y, sobre todo, representa una importante fuente de agua para Israel.

"Trump no tiene derecho ni capacidad legal para legitimar la ocupación", denunció.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha firmado este 25 de marzo un documento oficial en el que reconoce la soberanía de Israel sobre el territorio sirio de los Altos del Golán, ocupado por el país hebreo desde 1967.

El territorio en disputa es una región montañosa de 1.800 kilómetros cuadrados situada en el sudoeste de Siria y norte de Israel. Cuenta con un yacimiento de petróleo con un potencial volumen de más de un billón de barriles y, sobre todo, representa una importante fuente de agua para Israel.

RT