Actualidad

La Policía de EE.UU. publica un video del asesinato de un rapero por seis oficiales

Publicado:
Los agentes implicados aseguran que dispararon al joven "por temor por su propia seguridad".
La Policía de EE.UU. publica un video del asesinato de un rapero por seis oficiales

La Policía de la ciudad estadounidense de Vallejo, en California, ha publicado este viernes un video que muestra el asesinato del rapero Willie McCoy, de 20 años, que el pasado 9 de febrero estaba durmiendo en su automóvil en un parqueo frente a un restaurante de Taco Bell cuando seis oficiales dispararon contra su vehículo.

La grabación, de unos 30 minutos y filmada con las cámaras instaladas en el uniforme de los agentes, permite ver a un oficial supuestamente detectando un arma en el regazo de McCoy. No obstante, ni el arma ni la cara del joven se pueden ver claramente en el video.

Las imágenes también muestran como los policías bloquean el Mercedes de McCoy con sus vehículos, mientras otros oficiales están situados a pocos centímetros de la ventana del conductor, pensando qué hacer a continuación.

Después de cuatro minutos, McCoy finalmente se mueve. En el video se puede observar que el joven parece rascarse el hombro izquierdo con la mano derecha. Momentos después, parece doblar la cintura y mover el brazo izquierdo. "Si toma [la pistola], ya sabes qué hacer", dice un oficial a otro.

Aunque la Policía de Vallejo asegura que le dieron a McCoy múltiples advertencias verbales para que levantara las manos, el video muestra un lapso de tres segundos entre la primera orden y el primer disparo, efectuado "por temor a la propia seguridad" de los oficiales, según declararon ellos mismos.

Los seis oficiales que abrieron fuego contra McCoy y le provocaron la muerte en el lugar de los hechos fueron identificados como Collin Eaton, Bryan Glick, Jordan Patzer, Anthony Romero-Cano, Mark Thompson y Ryan McMahon.

Uno de ellos, McMahon, ya estuvo involucrado en otro tiroteo fatal el año pasado, y Thomson fue denunciado también en 2018 por uso excesivo de la fuerza.

Covid19