Actualidad

Corea del Norte advierte a EE.UU.: "Hay un límite a nuestra paciencia"

Publicado:
Pionyang ha acusado a Washington de no respetar la declaración conjunta suscrita por Trump y Kim en el 2018 y advirtió de que esta actitud hostil de EE.UU. puede dejarla sin efecto.

Corea del Norte ha advertido a EE.UU. de que debería reconsiderar su línea política hacia Pionyang, ya que en caso contrario la declaración conjunta suscrita el año pasado en Singapur por los líderes de ambos Estados puede quedar sin efecto. Esta advertencia ha sido formulada en un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores norcoreano, difundido por la agencia estatal KCNA este martes.

"La cumbre entre Corea del Norte y EE.UU. y las conversaciones celebradas en Singapur en junio del año pasado por primera vez en la historia fueron una ocasión de gran importancia para promover la paz y la estabilidad en la península de Corea y en la región, y para avanzar en la tendencia histórica de reconciliación y cooperación", reza el documento, indicando que la declaración conjunta adoptada como resultado de ese encuentro "demostró en la práctica que incluso los países con las relaciones más hostiles" pueden encontrar una vía para establecer nuevas relaciones a través de las "medidas políticas decisivas".

Con ello, la parte norcoreana insiste que desde la suscripción de este documento conjunto su Gobierno "ha realizado incansables esfuerzos para establecer nuevas relaciones entre Corea del Norte y EE.UU. para construir un régimen de paz duradero y estable en la península coreana y lograr su desnuclearización, como se estipuló en la declaración conjunta suscrita el 12 de junio" pasado.

"Postura hostil" de EE.UU.

Sin embargo, Pionyang ha lamentado que el plan de EE.UU. de "aniquilarnos por la fuerza", incumpliendo la declaración conjunta y "solo insistiendo en nuestra rendición unilateral de armas nucleares" se ha vuelto cada vez más obvio.

En la segunda cumbre, que se celebró en febrero pasado en Hanói (Vietnam), Washington "cometió el mayor error al perder la oportunidad única" de resolver la situación, tras insistir en el "desmantelamiento de armas nucleares primero", lo que "ensombrece el futuro de las negociaciones" entre ambas partes.

Según el comunicado, si Washington hubiera demostrado "una posición seria y una actitud sincera para implementar la declaración conjunta […], el problema de la desnuclearización de la península de Corea también podría haber visto un gran progreso".

Haciendo evocación al "discurso histórico" de Kim Jong-un, el Ministerio de Exteriores norcoreano ha recordado que en la declaración conjunta del 12 de junio de 2018 está previsto que "ambas partes renuncian a sus demandas unilaterales y encuentran una solución constructiva que satisfaga los intereses de la otra parte". Para este fin, es necesario que EE.UU. deje "su método actual de cálculo" y trate a Pionyang de otro modo.

Para concluir, el Ministerio ha reafirmado la firme posición de Corea del Norte de "respetar e implementar de buena fe" la declaración conjunta, firmada personalmente por el presidente de EE.UU., Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, tras su histórico primer encuentro.

Al mismo tiempo, Pionyang ha adelantado que en caso de que "EE.UU. no cumpla con sus obligaciones y sigua recurriendo a la política hostil contra Corea del Norte", la declaración conjunta "se convertirá en una simple hoja de papel en blanco", una opción que ahora estará determinada por la forma en que Washington responda a la "postura justa y razonable" norcoreana. "Hay un límite a nuestra paciencia", finaliza el comunicado.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT