X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/6x2p

Un acuerdo que beneficia a Brasil: la clave de la crisis del Gobierno de Abdo Benítez en Paraguay

Publicado: 31 jul 2019 22:58 GMT | Última actualización: 1 ago 2019 09:12 GMT

El pacto incluye unas cláusulas que afectarán a Paraguay con un sobrecosto de 250 millones de dólares por la adquisición de energía.

Síguenos en Facebook

Poco antes de cumplir su primer año de mandato, el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, afronta la mayor crisis de su Gobierno.

En los últimos días han presentado la renuncia a sus cargos el canciller Luis Castiglioni; el jefe de la Administración Nacional de Energía (Ande), Alcides Jiménez; el embajador de Paraguay en Brasil, Hugo Saguier; y el director paraguayo de la represa hidroeléctrica Itaipú, José Alderete.

La renuncia de estos funcionarios está relacionada con un tema en particular: un polémico acuerdo con Brasil relacionado con Itaipú, la represa paraguaya-brasileña, asentada sobre el río Paraná, y la mayor hidroeléctrica del mundo por volumen de producción de energía.

Un acuerdo bajo secreto

El escándalo se destapó por una renuncia anterior a estas, cuando dimitió, el pasado 24 de julio, el anterior titular de Ande, Pedro Ferreira, tras negarse a firmar el acuerdo energético bilateral porque considerar que perjudicaría a Paraguay.

El perjuicio sería con un sobrecosto para el país de unos 250 millones de dólares por la contratación de energía, según ha mencionado Fabián Cáceres, gerente técnico de Ande, quien también presentó su dimisión.

El acuerdo fue firmado el pasado 24 de mayo por canales diplomáticos entre el embajador paraguayo y Pedro Miguel da Costa e Silva, encargado de Negociaciones Bilaterales de Brasil, con mediación de las cancillerías, tras el fracaso de las conversaciones a nivel de técnicos de las estatales eléctricas. No obstante, el contenido del convenio solo salió a la luz tras la renuncia de Ferreira.

Esta fue la primera crítica al pacto, que se firmó en secreto. "¿Por qué el Presidente Mario Abdo no informó al Congreso el pasado 1º de julio, ante el Congreso, del acuerdo firmado en mayo, siendo de gran trascendencia para la Nacion?", preguntó el senador Jorge Querey.

El tema se trató en el Senado paraguayo y los legisladores emitieron un acta en la que exigen al Ejecutivo encarar toda negociación sobre Itaipú con "transparencia" y "la más amplia participación de la ciudadanía y de los Poderes del Estado".

Además, los senadores pidieron al Gobierno "informar regularmente" a esa cámara del Congreso, demás instancias del Estado y a la ciudadanía, "de todas las novedades que se produzcan al respecto".

Saguier defendió el carácter secreto de las negociaciones y, en una rueda de prensa, dijo que estuvieron enteradas "las partes interesadas".

"Esto es una cuestión que es normal. En toda negociación existen etapas y estamos en la etapa de cerrar esta negociación. Después, inmediatamente, todo el mundo se enterará. Es así", manifestó.

"Pacto entreguista"

En segundo lugar, los detractores del convenio consideran que el mismo compromete la soberanía nacional. Por ello, tanto la prensa paraguaya como muchos políticos lo han denominado como el "pacto entreguista".

En el acuerdo se estableció, por exigencia de Brasil, la inclusión de un cronograma para la compra de energía a la hidroeléctrica binacional hasta el 2022, algo que no se había hecho hasta el momento, ya que Paraguay fijaba esa cifra cada año.

Hidrelétrica de Itaipú, Brasil. / wikipedia.org / Renato A. Costa

Aunado a ello, los montos de potencia media anual se incrementan en ese periodo desde los 1.370 megavatios (MW) en 2019 a 1.924 MW en 2022, lo que significa, también, un mayor desembolso al comprar más energía; justamente los 250 millones de dólares extra que mencionó Cáceres.

Cáceres ha dicho que el incremento inmediato de la compra de energía será de 12 % y para el 2022 llegará a 70 %.

Negociaciones futuras en la mira

Este escándalo, además, se da en un momento clave: Paraguay y Brasil se preparan para negociar, en 2023, el futuro de la central hidroeléctrica, en vistas al vencimiento del Anexo C del Tratado Constitutivo de Itaipú de 1973.

El Anexo C establece las condiciones del abastecimiento eléctrico, del costo del servicio de electricidad y de los ingresos. De acuerdo al tratado, a cada país le corresponde 50 % de la energía que produce Itaipú y precisa que el excedente que no sea utilizado por una de las partes podrá ser vendida con derecho preferencial (a precio de costo) al otro Estado.

Paraguay usa apenas 15 del 50 % de la energía que le corresponde, según cifras oficiales, y el excedente lo vende a Brasil a precio de generación.

Hidroeléctrica de Itaipú. / Flicker / @CNFL

Por ello, las negociaciones en torno al Anexo C son una cuestión sensible para Paraguay, ya que esperan recuperar ese excedente, a partir de 2023, y venderlo a precio de mercado.

La renuncia de González

Por otro lado, también renunció la titular de la Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero o Bienes (Seprelad), María Epifanía González.

De acuerdo al diario paraguayo ABC, su dimisión se dio luego que se conociera que su hijo, el abogado José Rodríguez González, incidió en el acuerdo entre Ande y la brasileña Eletrobras sobre la contratación de potencia de la Itaipú Binacional.

Según el mismo medio, Rodríguez González pidió eliminar el punto 6 del memorándum de Ande, que establecía que Paraguay iba a poder vender energía al sector privado de Brasil y no solo al Estado, como hace hasta ahora.

Juicio político

Todo este escándalo sobre Itaipú ha provocado protestas callejeras contra el presidente Abdo Benítez, a quien acusan directamente de ser el responsable del pacto y ceder a las presiones de su homólogo brasileño, Jair Bolsonaro.

Los manifestantes piden que se haga un juicio político al mandatario en el Congreso y exigen que sea solicitado ante Brasil la anulación del pacto.

En conferencia de prensa, este miércoles, el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) se unió a esta voz de protesta y pidió el juicio político a Abdo Benítez.

Entretanto, Pedro Alliana, presidente de la Cámara de Diputados y del Partido Colorado, el mismo del mandatario, dijo, en entrevista a una radio local, que Abdo Benítez "tiene que salir a dar la cara y tiene que salir a pedir disculpa y perdón al pueblo paraguayo, reconocer que se equivocó".

RT

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies