Actualidad

Descubren que la grasa se acumula en los pulmones y bloquea las vías respiratorias de las personas con sobrepeso

Publicado:
Los científicos sugieren que el tejido adiposo altera la estructura de las vías respiratorias, y esto podría ser una de las razones del incremento del riesgo a padecer asma.
Descubren que la grasa se acumula en los pulmones y bloquea las vías respiratorias de las personas con sobrepeso

Un equipo internacional de científicos ha demostrado por primera vez que la grasa se acumula en las vías respiratorias, particularmente en personas con sobrepeso u obesidad, según un estudio publicado esta semana en la revista European Respiratory Journal.

Ya se sabía que las personas con índices de masa corporal altos tienen un mayor riesgo de sufrir sibilancias (ruidos al respirar) y asma, pero hasta ahora se desconocían las causas. Los responsables de la nueva investigación sugieren que el tejido graso altera la estructura de las vías respiratorias, y esto podría ser una de las razones del incremento del riesgo de padecer asma.

Los científicos analizaron muestras de pulmón 'post mortem' que habían sido donadas para investigación. Se estudiaron muestras de 52 personas, incluidas 15 que no habían reportado asma, 21 que tenían asma pero murieron por otras causas y 16 que fallecieron de asma.

Inflamación de los pulmones

Los resultados revelaron que el tejido adiposo se había acumulado en las vías respiratorias, y que la cantidad de grasa presente se incrementaba de forma correlacional al aumento del índice de masa corporal. La investigación también sugiere que este incremento del tejido graso altera la estructura de las vías respiratorias, lo que provoca una inflamación de los pulmones.

"Hemos encontrado que el exceso de grasa se acumula en las paredes de las vías respiratorias, donde ocupa espacio y parece aumentar la inflamación dentro de los pulmones", manifesta el profesor Peter Noble de la Universidad de Australia Occidental, coautor del trabajo.

"Creemos que esto está causando un engrosamiento de las vías respiratorias que limita el flujo de aire dentro y fuera de los pulmones, y eso podría explicar al menos en parte el aumento de los síntomas asmáticos", explica.

Ahora los investigadores buscan nuevas formas de estudiar y medir el tejido adiposo en los pulmones, para de esa forma confirmar la relación con la enfermedad respiratoria, así como para determinar si el efecto puede revertirse con la terapia de pérdida de peso.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT