Actualidad

Una bola de fuego que sobrevoló Japón en 2017 es un fragmento de un asteroide "potencialmente peligroso"

Publicado:
Los científicos calculan que el asteroide tiene 6 % de posibilidades de llegar a la Tierra.
Una bola de fuego que sobrevoló Japón en 2017 es un fragmento de un asteroide "potencialmente peligroso"

Un estudio científico ha revelado que la bola de fuego vista en el cielo de Kioto (Japón), el 28 de abril de 2017, es parte de un asteroide binario "potencialmente peligroso" que podría impactar la Tierra dentro de los próximos 10 millones de años. Los resultados de la investigación fueron publicados este miércoles en la versión preliminar de la revista arXiv.

Se trata de un cuerpo rocoso llamado 2003 YT1, compuesto por dos asteroides que orbitan en torno de un centro de masas común y que podría seguir el trayecto del pequeño fragmento, estrellándose contra la atmósfera de nuestro planeta.

Se calcula que la pequeña bola de fuego ingresó a la atmósfera con una masa de aproximadamente 1 onza (29 gramos) y que medía solo 1 pulgada (2,7 centímetros) de ancho y no representó ninguna amenaza.

La imagen de la roca ardiente fue captada en video por un grupo de investigadores y fue el punto de partida para realizar los análisis posteriores. Según los estudios, el asteroide mayor mide casi 1,2 millas (2 kilómetros) de diámetro y es orbitado por un asteroide más pequeño de 690 pies (210 metros) de largo.

2003 YT1 fue descubierto en 2003 y tiene 6 % de posibilidades de llegar a la Tierra. A pesar de que los científicos los han calificado como una verdadera amenaza, en realidad esta denominación es parte de un sistema de clasificación y es poco probable que ocasione daños en la humanidad, según el reporte de Live Science.

La investigación fue dirigida por el físico japonés Toshihiro Kasuga y los especialistas aún no han determinado las razones por las que el fragmento se separó del asteroide. Sin embargo, aclararon que es muy probable que 2003 YT1 sea una "pila de escombros" individuales y débiles que podrían continuar desprendiéndose en el espacio.

RT