Actualidad

Snowden: "Google y Apple no permiten que exista el botón 'No me espíes' en el teléfono"

Publicado:
El Gobierno de EE.UU. usa la recolección de datos de los dispositivos practicando la vigilancia masiva. "Simplemente lo recolectan por adelantado con la esperanza de que algún día sea útil", denuncia el excontratista.
Snowden: "Google y Apple no permiten que exista el botón 'No me espíes' en el teléfono"

El excontratista de la CIA y NSA, Edward Snowden, en el marco de un 'podcast' del cómico y presentador estadounidense Joe Rogan, ha denunciado este 23 de octubre el aumento de la vigilancia masiva por parte de las autoridades, debido al uso generalizado de los teléfonos inteligentes.

Ha señalado que la adopción masiva de estos dispositivos ha hecho que las actividades de espionaje del gobierno sean mucho más fáciles, ya que facilitan una vigilancia universal las 24 horas.

"Toda esta información que solía ser efímera [...] ahora, estas cosas están almacenadas", ha aseverado Snowden. "Así es como funciona la recolección masiva, el eufemismo del gobierno para la vigilancia masiva. Simplemente lo recolectan por adelantado con la esperanza de que algún día sea útil", ha denunciado.

"Pueden verlo todo"

Los automóviles de Google Street View, los puntos de acceso inalámbrico y las aplicaciones aparentemente inocentes son herramientas de vigilancia, continuó Snowden, explicando que "hay una industria que se basa en mantener invisible [la recolección y vigilancia de datos masivos]".

El denunciante ha hecho hincapié en que los usuarios de teléfonos inteligentes necesitan exigir el derecho de controlar lo que sus dispositivos realmente hacen, ya que si pudieran ver lo que sucede con sus aparatos en un momento dado, se horrorizarían.

"Si hubiera un botón en su teléfono que dijera 'Haz lo que yo quiero, pero no me espíes', presionaría ese botón, ¿verdad?", continuó Snowden.

"Desafortunadamente Google y Apple [...] ninguno de ellos permite que ese botón exista. De hecho, interfieren activamente con él, porque dicen que es un riesgo para la seguridad", ha revelado el excontratista de la NSA, lamentando que la complejidad de los dispositivos los haya hecho vulnerables a la explotación por parte de espías del gobierno.

"Pueden ver todo acerca de usted, pueden ver todo sobre lo que está haciendo su dispositivo y pueden hacer lo que quieran con su dispositivo", ha subrayado.

"Usted pagó por su dispositivo, pero cada vez más corporaciones lo poseen. Cada vez más, estos gobiernos lo poseen", continuó, indicando que la razón del problema está en esta "desigualdad de información disponible".

El miedo como herramienta de manipulación

En el sofocante clima de miedo que se desencadenó después del 11-S en EE.UU. "habíamos perdido nuestro asiento en la mesa del gobierno", recordó Snowden. "Ya no estábamos asociados con el gobierno, simplemente nos habíamos convertido en sujetos del gobierno", añadió.

"Cuando tenemos miedo, nos volvemos vulnerables ante cualquiera que prometa que mejorará las cosas, incluso si no tienen la capacidad de mejorar las cosas, incluso si empeoran las cosas activamente, incluso si van a mejorar las cosas para ellos y sus amigos tomándolo de ti", indicó.

Por otra parte, dice Snowden, el presidente de EE.UU., Donald Trump, así como los presidentes que vendrán después, tiene acceso a un sistema de "tiranía carcelera" construido en secreto por el antiguo vicepresidente Dick Cheney y su abogado David Attington hace casi dos décadas. Consiste en presentarle al presidente un "buen temor": una idea inflada de las amenazas que enfrentan, e invariablemente sucumben a las demandas de las agencias de Inteligencia, las que continúan ocultando secretos con impunidad.

"El escándalo no es que estén violando la ley, sino que no tienen que hacerlo", lamentó el denunciante. Así, Stellarwind, el programa de vigilancia que Snowden reveló al mundo en el 2013, fue creado tan en secreto que solo 8 miembros del Congreso tenían conocimiento de ello.

Finalizando la entrevista de casi tres horas, Snowden confesó que le gustaría volver a EE.UU. algún día, pero en las circunstancias actuales duda que tenga un juicio justo. Amenazado con el enjuiciamiento en virtud de la Ley de Espionaje, "una ley que el Gobierno usa exclusivamente contra las personas que dicen la verdad", no cree que esté a salvo.

Pero dice que la seguridad no es exactamente su prioridad. "Si lo fuera, todavía estaría en Hawái y ganaría mucho dinero espiándoles a todos", concluyó Snowden.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT