Actualidad

Bolsonaro: "No le den municiones al sinvergüenza, que está de momento libre pero cargado de culpa"

Publicado:
El presidente de Brasil por ahora guarda silencio sobre la puesta en libertad del exmandatario Lula de Silva, encarcelado desde abril del 2018.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha instado este sábado a sus seguidores a "no dar municiones al sinvergüenza que está de momento libre pero cargado de culpa".

"Amantes de la libertad y del bien, somos la mayoría. No podemos cometer errores", ha señalado Bolsonaro.

"Sin un norte y un comando, incluso la mejor tropa se convierte en una banda que dispara en todas partes, incluidos los amigos. No le den municiones al sinvergüenza, que está de momento libre pero cargado de culpa", ha insistido el presidente.

Por su parte, el hijo del mandatario, Eduardo Bolsonaro, ha condenado abiertamente la reciente liberación del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

"¡Se están riendo de ustedes! ¡El pueblo brasileño ya no aguanta temer por su propia vida mientras ve que los malos se llevan bien, basta!", ha escrito el político en su cuenta de Twitter, agregando que "rechaza" la liberación de Lula y "los miembros de la pandilla que destruyó Brasil".

"¡Basta de impunidad, Brasil no puede más! Además de Lula, [el exministro de la Presidencia, José] Dirceu y otros gánsteres, miles de criminales, serán liberados en el país, lo que hará que ustedes estén a merced de sus malas acciones. ¿Es esto lo que quieren para su futuro? Lucharemos hasta el final contra eso", ha declarado Eduardo Bolsonaro.

La liberación de Lula da Silva

El juez Danilo Pereira ordenó la salida de prisión del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, después de que sus abogados pidieran su libertad formalmente este viernes tras un fallo adoptado por el Tribunal Supremo. 

Pereira señaló que "ya no existen fundamentos para la ejecución de la sentencia". El jueves por seis votos a cinco los jueces del Supremo Tribunal Federal (STF) decidieron que una persona no puede ser considerada culpable hasta que se haya dictado una sentencia final, es decir, cuando no hay más recursos judiciales en proceso. Al antiguo líder sindical le quedan todavía recursos pendientes, por lo que ha quedado en libertad.

El expresidente (2003-2010), de 74 años, cumplía desde abril de 2018 una pena de 8 años y 10 meses de prisión por lavado de dinero y corrupción pasiva en el caso de un departamento triplex, en el marco de la 'Lava Jato'.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT