Actualidad

Emperador de Japón participa en un ritual religioso para su coronación que cuesta 22 millones de dólares

Publicado:
La financiación de la ceremonia por el Gobierno ha provocado polémica por contravenir la separación constitucional entre el Estado y religión.
Emperador de Japón participa en un ritual religioso para su coronación que cuesta 22 millones de dólares

El emperador Naruhito de Japón participó la noche de este jueves en un antiguo ritual religioso, la última de las grandes ceremonias de sucesión previstas tras su entronización en mayo, informa The Japan Times.

Se trata del llamado Daijosai, un ritual que se remonta al siglo VII y solo se celebra cuando un nuevo emperador comienza su reinado. Para la ceremonia se crearon unas construcciones temporales en el territorio del Palacio Imperial de Tokio cuyo montaje y el desmantelamiento costaron unos 22 millones de dólares.

El emperador, vestido a la manera tradicional, ofreció arroz recién cosechado y otros platos a la diosa sintoísta del sol, Amaterasu, considerada como antepasada de la familia imperial de Japón. Asimismo, expresó su agradecimiento por la paz y las cosechas y rezó por la prosperidad del país.

Unas 510 personas, incluido el primer ministro japonés, Shinzo Abe, asistieron a la primera parte del ritual. El Gobierno decidió que la ceremonia fuera pública e intentó minimizar sus costos en la medida de lo posible. Con el fin de reducir los residuos, decidieron no seguir con la costumbre de enterrar la comida después de la ceremonia. En su lugar, las ofrendas fueron consumidas más tarde.

Sin embargo, el costo de la ceremonia ha provocado críticas de parte de un sector de la población, que opina que la financiación del ritual parte del Gobierno contraviene la separación constitucional entre Estado e iglesia. Por este motivo, al menos 150 personas participaron en una protesta en las inmediaciones del Palacio Imperial en la que condenaron el uso de dinero público en el evento.

Aunque el ritual surgió en siglo VII, su celebración se suspendió por 220 años entre 1467 y 1687 debido a las guerras y dificultades económicas que atravesaba el país.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT