Actualidad

Las criaturas más indestructibles de la Tierra presentan un punto débil

Publicado:
Científicos daneses han detectado la debilidad de los tardígrados, seres también llamados osos de agua y conocidos por su extrema tolerancia a la radiación cósmica, las temperaturas, la falta de oxígeno y la deshidratación, entre otras duras condiciones.
Las criaturas más indestructibles de la Tierra presentan un punto débil

Los tardígrados son considerados las criaturas más indestructibles de nuestro planeta. Son capaces de superar estados de criptobiosis —la suspensión de los procesos metabólicos— y tolerar periodos de deshidratación de hasta diez años, además de resistir temperaturas extremas y sobrevivir en el vacío o en condiciones de presión anormal.

Los osos de agua —otro nombre de este microoganismo de ocho patas— incluso pueden ser sometidos a la radiación cósmica, según estudios anteriores.

Sin embargo, una nueva investigación llevada a cabo por el Departamento de Biología de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, ha demostrado que es posible que estos organismos tengan una debilidad: la exposición prolongada a las temperaturas en rápido aumento asociadas con el cambio climático.

Cuanto más tiempo se mantengan estas temperaturas menores serán las posibilidades de supervivencia de los tardígrados, aunque en estado deshidratado pueden tolerar las altas temperaturas durante más tiempo.

Sorprendentemente, los investigadores estimaron que para los tardígrados activos no aclimatados la temperatura letal media es de 37,1°C, pero un período de aclimatación corto resulta en un aumento pequeño, aunque significativo, de la temperatura letal media hasta 37,6°C.

"Curiosamente, esta temperatura no está lejos de la temperatura máxima registrada en Dinamarca, es decir, 36,4°C", indica un artículo publicado en la página web de la Universidad de Copenhague.

En cuanto a las muestras de tardígrados deshidratados, los autores del estudio, liderado por Ricardo Neves y Nadja Mobjerg, observaron que la temperatura estimada del 50% de mortalidad es de 82,7°C después de exposiciones de una hora, mientras que después de una exposición de 24 horas se registró una disminución significativa hasta 63,1°C. 

"Las muestras utilizadas en este estudio [de la especie 'Ramazzottius varieornatus'] se obtuvieron de los canalones del tejado de una casa ubicada en Niva, Dinamarca", según Neves.

El calentamiento global ya está causando una amplia gama de impactos negativos en muchos hábitats de nuestro planeta. Es por eso que se considera "de suma importancia comprender cómo el aumento de las temperaturas puede afectar la salud y el bienestar de los animales", comentó el biólogo.

La investigación de Neves y Mobjerg fue publicada este 9 de enero en la revista Scientific Reports.

 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

Covid19