Actualidad

Venden una moneda de un polémico rey británico simpatizante de Hitler por el precio récord de 1,3 millones de dólares

Publicado:
El soberano de oro con la cara de Eduardo VIII pertenece a una serie de prueba que nunca se puso en circulación porque el monarca abdicó tras menos de un año de haber accedido al trono.
Venden una moneda de un polémico rey británico simpatizante de Hitler por el precio récord de 1,3 millones de dólares

Un soberano de oro con el perfil del tío de la reina Isabel, el rey Eduardo VIII, emitido en el Reino Unido en 1937, fue vendido a un comprador privado por 1,3 millones de dólares, informa la Real Casa de la Moneda británica.

Según la institución, la moneda es una de las muy pocas de su serie que existen. Aparte de esta pieza, solo se conocen otras cinco, que se conservan en el Reino Unido. Esto se debe a que Eduardo VIII, que ascendió al trono en enero de 1936, abdicó en diciembre de ese mismo año y nunca fue coronado. Como resultado, solo se acuñó una serie de prueba de la moneda con su efigie.

La moneda vendida recientemente ha pasado por las manos de varios propietarios privados. En 1984 fue adquirida por un comprador de Tokio por 40.000 libras esterlinas (168.000 dólares según el cambio actual) y posteriormente en 2014 por 516.000 libras esterlinas (alrededor de 756.000 dólares de hoy).

Esta vez, el precio que pagó el comprador batió el récord de la moneda más cara vendida en el Reino Unido, indica la Casa de la Moneda.

Simpatizante de Hitler

A pesar de su efímero reinado, Eduardo VIII pasó a la historia envuelto en el escándalo. Renunció al poder para casarse con la actriz estadounidense divorciada Wallis Simpson y, además, simpatizaba abiertamente con Adolf Hitler y sus políticas. Tras abdicar el trono, abandonó el Reino Unido rumbo a la Alemania nazi.

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, vivió en Francia, España y Portugal y expresó su esperanza de que el conflicto terminara tras un bombardeo prolongado de ciudades británicas. Los líderes del Tercer Reich lo consideraban un títere ideal para el trono británico.

En 1940 fue enviado a las Bahamas, donde sirvió como gobernador hasta 1945. Después de la Guerra, pasó la mayor parte de su vida en Francia y murió en 1972.