Actualidad

Las lluvias en Brasil podrían colapsar más presas, un año después de la tragedia que dejó 270 víctimas

Publicado:
En el estado de Minas Gerias ya son más de 50 las personas que han muerto por causa del mal tiempo y 19.000 las evacuadas.

Más de 100 ciudades del estado brasileño de Minas Gerais se encuentran en estado de emergencia por las fuertes lluvias. Ya son más de 50 los muertos en varias regiones y unas 19.000 personas han sido evacuadas. Esta situación pone en riesgo los diques de la empresa minera Vale, precisamente, cuando se cumple un año de que las tormentas rompiesen una represa de esta compañía en Brumadinho, que ocasionó 270 víctimas.

"Brumadinho parecía una escena de guerra. Lo recuerdo y se me eriza la piel. La gente se agarraba entre sí y lloraba. ¡Por el amor de dios! No lo creemos hasta el día de hoy", comenta a RT una mujer desde esta región.

El 25 de enero de 2019, la presa de Brumadinho colapsó y provocó una de las mayores tragedias humanas y ambientales en este país. De las 270 víctimas, 259 fueron identificadas y todavía se busca a 11 desaparecidas. 

"Es muy difícil. Contamos las horas, los minutos. Conocemos el trabajo de los bomberos, sabemos que su trabajo es salvar vida. La vida de mi hermana ya no podrán salvarla, pero detrás de su vida estoy yo, están sus hijos, mi madre, están sus familiares y amigos que esperamos poder encontrarla", dice otra mujer, Natalia, también desde Brumadinho. 

Los rescatistas ya rastrearon el 95% de un área de 275.000 hectáreas arrasada por un 'tsunami' de barro tóxico. La mayoría de las víctimas eran empleadas de Vale, la mayor empresa minera de extracción de hierro del mundo. 

Golpe al turismo

A las perdidas humanas hay que sumar el drama ambiental y el golpe letal que ha supuesto para el turismo, principal fuente de ingresos para muchos.

"Lo que Vale causó es un daño a la venta de artesanías. Se acabó con el turismo por el que la gente venía a comprar (...) Todos [los turistas] desaparecieron", explica Elosia, una indígena del pueblo de Pataxó.

Por su parte, João Luis, recepcionista de un hotel, asegura que cuando ocurrió la tragedia se pensó que la ciudad estaba toda cubierta de barro. "Eso afectó mucho al turismo, la gente no quería venir. Tenían miedo. Igual que nos impactó a nosotros (...) Nuestro mayor lugar turístico es Inhotim y también le afectó", asevera.

A pesar de haberse salvado del derrame gracias a su ubicación en Brumadinho, el Instituto Inhotim, considerado el mayor museo al aire libre del mundo, también se vio afectado por la ausencia del turismo. El instituto es un ejemplo de los efectos extendidos de esta tragedia. 

La semana pasada, el Ministerio Público de Minas Gerais denunció a Vale, a la empresa alemana TÜV SÜD y a 16 personas por "homicidio intencional" y "crímenes ambientales".

Covid19