Actualidad

EE.UU. sanciona a 13 exmilitares salvadoreños vinculados al asesinato de seis sacerdotes jesuitas en 1989

Publicado:
Se trata de personas vinculadas a la matanza ocurrida en el campus de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas durante la guerra civil salvadoreña.

EE.UU. sancionó este miércoles a 13 exmilitares de El Salvador, vinculados al asesinato de seis sacerdotes jesuitas y dos mujeres el 16 de noviembre de 1989, durante la guerra civil (1980-1992) en el país centroamericano.

La sanción responde a la participación de estos exmilitares "en violaciones graves a los derechos humanos", al estar relacionados con "la planificación y realización de las ejecuciones extrajudiciales" de estos sacerdotes, cinco españoles y un salvadoreño, y las dos mujeres en el campus de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), dice un comunicado del Departamento de Estado.

"Buscamos justicia para las víctimas cuando y donde sea que ocurran los abusos", escribió el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, en su cuenta en Twitter.

Los exmilitares sancionados fueron Juan Rafael Bustillo, Juan Orlando Zepeda, Inocente Orlando Montano Morales, Francisco Elena Fuentes, Guillermo Alfredo Benavides Moreno, Yusshy René Mendoza Vallecillos, José Ricardo Espinoza Guerra, Gonzalo Guevara Cerritos, Carlos Camilo Hernández Barahona, Oscar Mariano Amaya Grimaldi, Antonio Ramiro Avalos Vargas, Ángel Pérez Vásquez y José Alberto Sierra Ascencio.

Estos militares pertenecían al batallón Atlacatl de la Fuerza Armada de El Salvador, que respondieron a órdenes del coronel René Emilio Ponce (fallecido en 2011), contra quien se había abierto un proceso penal.

La congregación de jesuitas eran partidarios de la negociación de un acuerdo entre el gobierno de El Salvador y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), principales actores de la guerra civil.

Los sancionados fueron designados bajo la "Sección 7031 (c) de la Ley de Asignaciones de Programas de Operaciones Extranjeras y Programas Afines de 2019", dice el texto.

Bajo esa sección, estos exmilitares y sus familiares inmediatos tienen prohibido su ingreso a EE.UU.

EE.UU. y su participación en la guerra en El Salvador

"EE.UU. condena todos los abusos contra los derechos humanos que tuvieron lugar en ambos lados de la brutal guerra civil en El Salvador, incluidos los cometidos por partidos gubernamentales y no gubernamentales", añade la nota publicada este miércoles.

Sin embargo, el comunicado omite la participación activa que tuvo Washington en la guerra civil salvadoreña, marcada por sangrientos enfrentamientos entre las tropas gubernamentales y los guerrilleros del FMLN, cuyo saldo de muertos se calcula en al menos 70.000 y otros miles de desaparecidos.

EE.UU. estuvo desde el principio inmiscuido en este conflicto. En un documento publicado en el portal AlterNet, el periodista Alex Henderson señala que Washington apoyó a la junta militar que se instauró en El Salvador, tras el golpe de Estado contra el mandatario salvadoreño Carlos Humberto Romero.

Ese gobierno de facto, respaldado por la Casa Blanca, usó escuadrones de la muerte que fueron creados, entrenados, armados y supervisados por la CIA y por fuerzas especiales estadounidenses, señala el documento.

En una entrevista con RT, Roberto Cañas, profesor-investigador universitario y firmante de los Acuerdos de Paz de El Salvador, señaló que la participación de EE.UU. en el conflicto armado salvadoreño "fue un factor de prolongación de la guerra".

Detalló que la participación de Washington respondía a que veían el asunto en Centroamérica como "un problema de seguridad nacional". En concreto —dijo— para EE.UU. era visto "como parte del expansionismo soviético-cubano en la región" contra el que había que luchar.

Covid19