Actualidad

Empieza la desesperada gira de Alberto Fernández por Europa para evitar el 'default' argentino

Publicado:
El presidente peronista, que el viernes se encontró con el papa Francisco, planea reunirse con Giuseppe Conte, Sergio Mattarella, Angela Merkel, Pedro Sánchez y Emmanuel Macron.

El mandatario argentino, Alberto Fernández, comenzó la seguidilla de encuentros con los líderes más influyentes de Europa Occidental, con el desesperado fin de conseguir apoyos para plantearle al Fondo Monetario Internacional (FMI) que acepte renegociar el pago de la deuda que contrajo el país sudamericano durante el mandato de Mauricio Macri.

En efecto, bajo la Administración anterior, Argentina se convirtió en el país más endeudado con esa entidad financiera, habiendo pactado un préstamo histórico de 57.000 millones de dólares, de los cuales por ahora se recibieron 44.000 millones. Según el arreglo, la Casa Rosada debería empezar a devolver el dinero, y sus intereses, a partir del 2021.

Sin embargo, como era de esperar, la plata para pagar no alcanza y esa nación del Cono Sur, según el Gobierno actual, quedó al borde del 'default', incluyendo los compromisos financieros que hay con otros actores locales e internacionales. 

Así, la intención principal de la gira fue confirmada a RT por el Ministerio de Relaciones Exteriores: "La expectativa principal pasa por la posibilidad de que los países de Europa Occidental, con voz y voto en el Directorio del FMI, nos acompañen en nuestra propuesta de renegociación". En otras palabras, desde Cancillería sostuvieron que acudir a los países de mayor influencia en el Fondo se corresponde a "un tema clave y urgente para resolver esa deuda externa".

Al mismo tiempo, expresaron que esto es necesario "para poder reactivar la economía y subsanar el tema del hambre y la pobreza, el gran desafío de este Gobierno".

Primera parada, el Vaticano

El 31 de enero Fernández se reunió con su compatriota, el papa Francisco, quien lo recibió en la Biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano. El encuentro con el líder católico, también de pasado peronista, duró 44 minutos, y antes del diálogo se observaron algunas risas y otros gestos de camaradería.  

Luego de la reunión, el referente del Frente de Todos contó públicamente que le pidió "ayuda en el tema de la deuda". Y como respuesta, el sumo pontífice le dijo que siempre va a apoyar a su país natal, al cual todavía no realizó ninguna visita oficial desde que está al frente de la Iglesia Católica.

Por lo pronto, aún no trascendió de qué forma Francisco, uno de los líderes espirituales y políticos más influyentes del mundo, podría interceder en las negociaciones. "Estoy seguro que va a hacer lo que pueda hacer para ayudarnos", concluyó Fernández.  

Así, la religión se mete de lleno en las finanzas internacionales. De hecho, el 5 de febrero las autoridades del FMI y el ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, coincidirán en un seminario organizado por el propio Vaticano, según comunicó el vocero del Fondo, Gerry Rice. 

En busca de apoyos clave

Las siguientes reuniones del presidente argentino fueron este mismo viernes por la tarde con los líderes de Italia: el presidente del país, Sergio Mattarella, y el presidente del Consejo de Ministros, Giuseppe Conte. El objetivo es el mismo, inclinar la balanza en el Directorio del Fondo. Como dato de color, Roma y Buenos Aires suelen tener buenas relaciones diplomáticas por los fuertes lazos sociales, ya que Argentina recibió grandes olas migratorias italianas en el pasado.

El encuentro más determinante de la gira será el lunes a las 20 (hora alemana) con la canciller Angela Merkel, la dirigente más importante de la Unión Europea (UE). En la previa, se rumoreaba con que Fernández acomodaría toda su agenda, y hasta desplazaría otros encuentros, para lograr un diálogo fructífero con la líder de aquella potencia occidental.   

Al mediodía siguiente, el argentino visitará España, la tierra de sus ancestros, para reunirse con el presidente socialista, Pedro Sánchez, tal como lo hizo durante la campaña presidencial. Por último, el cronograma oficial entregado a este medio señala que el miércoles a las 13 (hora de Francia) Alberto sostendrá un encuentro con otro referente del 'viejo continente', Emmanuel Macron.

De esta forma, Argentina expondrá ante algunas de las naciones más relevantes del FMI su intención de afrontar los compromisos financieros, pero en otras condiciones, considerando la crisis económica actual. 

  • Lavar la cara del peronismo en el exterior

Además de las metas económicas, el Ministerio argentino acotó que otro objetivo de la gira es "desmentir la 'caricaturización' que se hizo del peronismo en el fragor de la lucha electoral". Así, en esa cartera señalaron que se difamó al Gobierno de Fernández como "pro nazi, pro terrorismo o enviado de Maduro". 

Y sumaron: "Vamos a mostrar que somos un Gobierno dispuesto a dialogar con todos los países del mundo, sosteniendo la postura histórica de Argentina, que es la no injerencia en conflictos externos". 

Próxima visita del FMI a Buenos Aires

El Ministerio de Economía precisó que entre el 12 y 14 de febrero una misión especial del Fondo arribará a Argentina, y se espera que avancen las negociaciones. Como respaldo político, la Cámara de Diputados le acaba de dar el visto bueno al Ejecutivo para reestructurar la deuda, en una votación casi unánime donde solo se opusieron unos pocos legisladores de izquierda, al considerar que la deuda tomada por Macri es ilegal porque no se votó en el Congreso. 

Antes, el 28 de enero, directivos del Fondo tuvieron un encuentro en Nueva York (EE.UU.) con el ministro Guzmán, calificado como "muy productivo" por los propios prestamistas. En ese marco, mientras persiste la delicada situación económica, con escasas reservas del Banco Central y un país en absoluta recesión, todas las fichas de la nueva Administración están puestas en alivianar la deuda externa, que hoy parece impagable.

Leandro Lutzky

Covid19